Violencia en Tanhuato, por omisión de los tres niveles de gobierno: edil

viernes, 29 de mayo de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- El alcalde de Tanhuato, Ignacio Cuevas Pérez, señaló que el enfrentamiento del pasado viernes 22, que dejó un saldo de 43 muertos, es una consecuencia “de no haber hecho el trabajo que nos corresponde en todos los niveles". Además, subrayó, el municipio “es muy diferente a lo que se ha vendido”, y aseguró que él en ningún momento ha sufrido amenazas ni coacciones para entregar dinero o hacer algún favor a grupos delincuenciales, por lo que dijo desconocer por completo si existe un cártel en la zona. Lo que está pasando en Tanhuato “es un descuido de la Federación, y no solamente de la Federación y no solamente de Tanhuato, es de todos los municipios y de todos los estados”, destacó en entrevista con Grupo Imagen Multimedia. Cuevas Pérez consideró que cada quien tiene parte de la culpa de lo que ocurre en la zona. "Nosotros –dijo– por no tener más inversión, por no promover más inversión en los municipios, para que la gente tenga empleos seguros y dignos, que tengan seguridad social y seguridad". El gobierno estatal, añadió, "por no preparar más a los policías, por no tener más interés en los municipios. Y la Federación también en el mismo sentido. Somos todos parte integral de este problema". Asimismo, sostuvo que se están perdiendo valores, "muchas cosas que antes teníamos y que hoy dejamos de hacer". El alcalde reiteró que él supo de los hechos violentos a través de las redes sociales y que más tarde tuvo contacto con personal de seguridad pública, que le notificó que se había llevado a cabo un enfrentamiento en el Rancho El Sol. Ese rancho, subrayó, es de cultivo, de alrededor de 112 hectáreas. Son tierras ejidales donde se siembra y corta alfalfa, granos y maíz, y se desconoce de quien son esas tierras. También dijo que no había sido alertado sobre acciones que se estuvieran llevando a cabo en ese lugar, porque sólo tenían conocimiento de que ahí sembraban y cortaban alfalfa. Señaló que actualmente se percibe un poco de inseguridad, miedo y temor entre las personas, y añadió que no ha tenido ningún contacto con el gobernador de Michoacán, Salvador Jara, ni antes ni después de los hechos. Ahora se ha incrementado la presencia policial y federal, así como de soldados, quienes hacen rondines en la región, apuntó.

Comentarios