En 5 días, disputa entre narcos cobra la vida de 13 personas en Sonora

martes, 5 de mayo de 2015
HERMOSILLO, Son. (apro).- La disputa entre bandas del crimen organizado por el control de rutas en el noreste de la entidad, ha dejado 13 muertos y cuatro lesionados en los últimos cinco días. Además, este martes fueron colgadas dos mantas en los principales puentes de las ciudades de Hermosillo y Puerto Peñasco, con mensajes en los que se alude a los supuestos responsables de los enfrentamientos registrados en Ímuris y Sonoyta. El titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de la entidad, Ernesto Munro Palacio, informó que ante la escalada de violencia en los municipios de Río Altar, corredor natural para el trasiego de drogas e indocumentados, se asignaron 60 agentes estatales para patrullar la zona. “Son situaciones complicadas que se dan entre gente de la delincuencia. Si bien es cierto que causan temor y preocupación entre la sociedad, está injustificado porque es algo que sucede entre personas que se dedican a delinquir. Vamos a hacer todo lo necesario para que vuelva la normalidad a Sonoyta”, señaló a los medios de comunicación. Según reportes de la Policía Estatal Investigadora (PEI), el primer día de mayo se registró un enfrentamiento armado en el Ejido La Nariz, a 50 kilómetros de Sonoyta, con un saldo de seis muertos, dos heridos y varios autos calcinados. El domingo 3, otra balacera tuvo lugar en el municipio de Ímuris. Dos personas fueron acribilladas y dos más resultaron lesionadas. Un día después, otras dos personas del sexo masculino perdieron la vida en un intercambio de disparos entre presuntos delincuentes, en la parte sureste del ejido Desierto de Sonora, perteneciente a Sonoyta. Y este martes fueron localizados tres cadáveres en la sierra de Cubabi, del municipio de Sonoyta. “Si alguien cree que el tráfico de drogas hacia Estados Unidos se va a acabar, está soñando. Estados Unidos es el país más rico, más grande y más consumidor de droga y a la vez es el mayor exportador de armas”, señaló Munro Palacio. Añadió: “Estamos como sandwich, entre el mar, el desierto y Estados Unidos. Somos una zona de trasiego de indocumentados y de drogas hacia Estados unidos”. Y ante la violencia desatada, en Sonoyta se cancelaron las tradicionales “Fiestas de las Flores” por indicación del alcalde, Julio César Ramírez, mientras la población de plano se encerró en sus domicilios ante otro eventual enfrentamiento del crimen organizado.

Comentarios