Ley Seca y Alcoholímetro en el DF durante jornada electoral

miércoles, 3 de junio de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- El jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, anunció en el C4 que los próximos 6 y 7 de junio se aplicará la Ley Seca –incluso en los restaurantes– y el Alcoholímetro en la ciudad, como parte del operativo para “blindar” la seguridad durante el proceso electoral. En mil 800 vehículos, 26 mil policías patrullarán alrededor de las más de seis mil 800 casillas del Instituto Nacional Electoral (INE) y el Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF) que se instalarán para la elección de jefes delegacionales y diputados locales y federales. Mancera Espinosa destacó que “por primera vez en un proceso electoral” en el DF, cámaras de videovigilancia monitorearán “a menos de 100 metros de distancia y en tiempo real”, las casillas a donde acudirán los capitalinos a emitir su voto. Además, en el C4 habrá dos oficinas donde personal del INE y del IEDF podrán monitorear lo que ocurra en las casillas y disponer del despliegue operativo y material de videovigilancia necesario para su labor durante la jornada. De hecho, tendrán capacidad de ser fedatarios públicos. “No vamos a escatimar ningún esfuerzo, tengan la plena seguridad de que vamos a estar en guardia, que vamos a estar permanentemente supervisando que la jornada electoral sea como debe ser, una jornada electoral pacífica, una jornada en la que se pueda ejercer libremente el voto y donde la democracia sea la que salga triunfante”, ofreció Mancera Espinosa. A cuatro días de las elecciones, el mandatario capitalino reiteró el llamado a la ciudadanía para que denuncien con pruebas los casos concretos de anomalías que observen durante el proceso electoral. Para ello, dijo que 71 coordinaciones territoriales del Ministerio Público con 68 agentes especializados en delitos electorales de la Procuraduría General de Justicia local (PGJDF) estarán pendientes para atender y recibir cualquier denuncia por presunto sobre anomalías. Habrá participación de personal de la Fepade. En otro asunto, se dio a conocer que la Contraloría General del gobierno capitalino recibió 31 denuncias por presuntos delitos electorales, 23 de las cuales fueron remitidas a la Unidad Especializada de Vigilancia Electoral y ocho a las contralorías internas de cada delegación. Según resultados de la Base Elecciones 2015 –instalada el pasado 2 de abril–, hasta ahora se han recibido 238 llamadas originadas desde las 16 demarcaciones, de las cuales 66 denunciaron asuntos relacionados con la pega de propaganda en mobiliario urbano, pendones y mantas; 38 sobre pinta de bardas; 32 para dudas o consultas y 21 por coacción de electores para votar por algún partido. De ese total, 14 llamadas fueron relacionadas con mítines; 12 con enfrentamientos o agresiones entre candidatos y partidos; 11 respecto a promesas y entrega de despensas y el resto, sobre asuntos diversos. El informe fue dado a conocer este miércoles por el secretario de Gobierno, Héctor Serrano, en el Centro de Control, Comando, Comunicación y Cómputo (C4). Sin embargo, aclaró que en ninguno de los casos hay sanciones por parte de partidos pues, dijo, hay críticas que tienen intereses electorales. “Algunas de esas acusaciones tienen una motivación también electoral. Me parece que mucho de lo que se está generando puede ser una ruta que para algunas fuerzas políticas sea importante posicionar mediáticamente”, justificó.  

Comentarios