Anticipan alto abstencionismo en el DF por desencanto ciudadano

sábado, 6 de junio de 2015
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- El desdibujamiento del proyecto social de ciudad surgido cuando la izquierda representada por el PRD comenzó a gobernar el Distrito Federal, tiene hoy en la línea del precipicio al gobierno de la Ciudad de México y es probable que esa situación se refleje en un alto abstencionismo en las elecciones intermedias del próximo domingo. Según Jaime García, representante del Movimiento Urbano Popular (MUP), este planteamiento “es producto del desencanto de los ciudadanos porque hay una profunda crisis de valores y desconfianza en los partidos políticos. Es un riesgo inminente”, dice en entrevista con proceso.com.mx ?Con experiencia de más de 30 años en la lucha y la gestión social en diferentes administraciones capitalinas -aun cuando el DF era encabezado por un regente-, el activista considera que ese abstencionismo se podría traducir en un “reacomodo en la correlación de las fuerzas políticas en la ciudad” que le quite poder al PRD. ?De hecho, vaticina que el partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) ganará importantes espacios de representación y poder. “Hasta ahora ese nuevo partido es la única oposición real en la ciudad. Y es posible que no gane todo, pero sí será un contrapeso importante” en la segunda mitad del sexenio de Miguel Ángel Mancera, considera el integrante del MUP. Las previsiones Sus dichos se sostienen con los resultados de las más recientes encuestas publicados en diarios de circulación nacional que marcan preferencias cerradas entre los candidatos del PRD y Morena a jefaturas delegacionales como Iztapalapa y Cuauhtémoc, entre las más grandes territorialmente y más importantes por la actividad económica que en ellas se desarrolla. En las elecciones del 2012, ambas demarcaciones quedaron en poder del PRD. Sin embargo, para las votaciones del próximo domingo el panorama pinta distinto. Por ejemplo, en la encuesta publicada por El Universal el pasado 3 de junio, Ricardo Monreal, experredista candidato de Morena a la jefatura delegacional en Cuauhtémoc, encabeza la intención del voto con 32.2%, seguido del candidato de la alianza PRD-PT-Panal, José Luis Muñoz Soria –quien ya gobernó la delegación–, con 27.8% y, en tercer lugar, aunque por muy poca diferencia, la aspirante de la alianza PRI-PVEM, Alejandra Barrios, con 26.1%. Dicha medición destaca que las personas que “no se identifican ni se sienten cercanos a partido alguno y que son el grupo más numeroso de esta elección –41%– votarán en mayor número por Morena (12.5%) que por el PRD (9.5%). Esto parece ser suficiente para revertir el mayor porcentaje de voto duro que el PRD tiene en la demarcación (23%), que es muy superior al de Morena (11.3%)”. En el caso de la elección a jefe delegacional en Iztapalapa, -la demarcación más poblada y la que recibe mayor presupuesto al año- el panorama es similar. Una encuesta publicada por el diario Reforma el pasado 25 de mayo pone a Clara Brugada, la candidata de Morena, con 41% de las preferencias electorales para repetir en el cargo. A Dione Anguiano, aspirante de la alianza PRD-PT-Panal, le da 28%, mientras que a Adriana Torres, competidora del PRI-PVEM, le deja 12%. ?Y si se observan los números que miden las preferencias electorales para conformar la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), Morena y el PRD concentran la mitad, según otra encuesta de Reforma publicada el pasado 2 de junio. Las intenciones de voto para Morena suman 26%, mientras que para el PRD dan 25%; el PRI y el PAN alcanzarían 10% por igual y el resto, los partidos pequeños. De obtener estos porcentajes, los perredistas –y por ende, el gobierno de Miguel Ángel Mancera— perdería la mayoría de diputados en consecuencia, el control de las decisiones que se tomen en el recinto de Donceles y Allende.? Sin embargo, desde que iniciaron las campañas, no sólo Morena, sino el PAN, PRI y los demás partidos de “oposición”, alertaron el riesgo de que el gobierno del DF–a través de la operación política del secretario de Gobierno, Héctor Serrano— eche mano de todo el aparato gubernamental para no dejar que Morena le reste espacios y poder. “Se necesita otro 1985” Jaime García, integrante del Movimiento Urbano Popular, asegura que si se da este panorama de crecimiento de Morena dibujado por las encuestas, “habría más vigilancia en la Asamblea, más debates, más tareas terminadas. Sería un reacomodo en la correlación de las fuerzas y eso es lo que le hace falta a la ciudad”. Conocedor de la transformación del poder de la sociedad capitalina a través de los años, el activista asegura que la importancia que habían adquirido los ciudadanos en años anteriores, ahora se ha debilitado. “El desinterés del gobierno por los asuntos sociales y las verdaderas necesidades de la gente, genera una gran apatía de la gente para participar, para salir a votar”, dice. Como ejemplo, menciona que las elecciones de Comités Ciudadanos –iniciativa generada en la administración de Marcelo Ebrard— “ahora no tiene más de 10% de participación y por eso no tienen representatividad”. García critica que ese desinterés se ha alimentado con las decisiones de Mancera Espinosa “que ve más por los intereses económicos privados que por los de los ciudadanos”. La iniciativa de la Ley de Aguas, la entrada de las inversiones privadas en los sistemas de transporte público y concesionado, la Norma 26 relacionada con temas de construcción, la concesión de espacios públicos a empresas particulares –como el deportivo de la Magdalena Mixhuca—, son algunos ejemplos que, según el activista, tienen en descontento a los capitalinos. “Es claro que Mancera no gobierna para la ciudad sino para garantizar los intereses del capital privado o al menos sus acciones así lo muestran”, afirma. Otra situación clara es, recuerda, “su negativa” a ratificar la Carta por los Derechos de la Ciudad, firmada el 13 de julio de 2010 por el entonces jefe de gobierno, Ebrard Casaubón, así como por el apoyo de los poderes Legislativo –con el acuerdo de todos los partidos políticos— y del Judicial, así como por más de 300 organizaciones sociales de diferentes orígenes y propósitos. En ese documento, recuerda Jaime García, estaban plasmados los principios de la Constitución de la Ciudad de México que darían las bases para la Reforma Política del DF. “Desafortunadamente, Mancera ha aplazado la ratificación de la Carta de la que nosotros participamos en su elaboración y, por otro lado, no ha logrado la reforma. Sabemos que vendió el apoyo al Pacto por México a cambio de la reforma, pero el presidente Peña no le ha cumplido”, añade. Lo cierto es que, para el integrante del MUP y la Convención Democrática Nacional es claro que para como está la ciudad “se requiere de otro terremoto como el de 1985 para tener una especie de convulsión social y despertar, organizarnos y exigir buenos gobiernos”. Tenemos, afirma, “que volver a picar piedra para generar nuevos procesos de cambio, impulsar procesos plurales, no jugarle a la hegemonía de un partido sino construir una ciudad plural, con contrapesos, debates inteligentes para que podamos construir una ciudad donde todos quepamos”. Por último, García destaca la importancia de ir a votar el próximo domingo, “pero que sea de manera informada, no vender nuestro voto a ningún precio”.

Comentarios