Revelan plan del PRI para "reventar" casillas en Nuevo León

sábado, 6 de junio de 2015
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- En Nuevo León, el PRI alista un operativo “tumba casillas” ante el riesgo de ver perdida la elección en esa entidad. La estrategia, según publica hoy el diario Reforma, consiste en provocar incidentes en casillas, incluso violentos, para después impugnar los resultados argumentando alguna de las 23 causales para exigir la nulidad. El partido prepara dicho operativo con el apoyo de miles de priistas. El diario cita como fuente a representantes generales de casilla del tricolor, conocidos como RG. El objetivo es “reventar” las casillas en las que el partido detecte que el número de votantes rebasa considerablemente la cantidad de simpatizantes que han movilizado a esos puntos. Se pretende que las casillas en las que asumen que el voto no favorece a la candidata priista Ivonne Álvarez se anulen legalmente, lo que eliminaría la ventaja de sus contrincantes. Uno de los RGs citados por el diario afirma que el operativo se realizará en todo el estado y que la intención es tratar de que las casillas donde Álvarez no se vea favorecida, sean impugnadas. El operativo incluye 600 RGs que coordinan a los 6 mil 98 representantes de casilla del PRI que habrá en igual cantidad de mesas de votación previstas para el Estado. También una red de miles de abogados integrada por 600 equipos ubicados a corta distancia de cada casilla y enlazados a través de internet. Los asesores legales estarían ligados a agrupaciones de abogados y a la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Nuevo León, supuestamente identificada como operadora a favor de Ivonne Álvarez. Los RGs infiltrados indicaron que en el operativo serán usados más de 600 teléfonos celulares Lenovo A369i equipados con micrófonos de ambiente que les proporcionó el PRI con una app diseñada por el partido. En los últimos días se repartieron los equipos en cada Comité Directivo Municipal del PRI y anoche se realizó incluso un simulacro. Los micrófonos se pretender captar conversaciones que puedan ser utilizadas legalmente, así como respuestas a agresiones verbales que ellos mismos lanzarán para provocar a representantes de otros partidos o a electores. Entre las instrucciones para provocar los supuestos incidentes, se encuentran desde captar vehículos con calcomanías partidistas cerca de casillas hasta grabar de forma encubierta audios que respondan a ataques lanzados por los mismos priistas. Según los RGs, la meta de la operación es que la candidata priista gane la elección con al menos tres puntos de diferencia. El diario recuerda que la anulación de casillas jugó un papel determinante en Nuevo León en 1994, cuando el panista Jesús Hinojosa venció al priista Jorge Manjarrez en la contienda por Monterrey luego de la anulación de 42 casillas por supuestas irregularidades.

Comentarios