Dan ventaja al PRI en Guerrero y Colima; empate en Michoacán

domingo, 7 de junio de 2015
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Encuestas de salida perfilan al PRI como triunfador en las elecciones para gobernador en Guerrero y Colima. De acuerdo con Parametría, el priista Héctor Astudillo aventaja a la perredista Beatriz Mojica. El PRI está difundiendo que lleva ocho puntos de ventaja. Aparte, en Colima, Parametría da como vencedor a José Ignacio Peralta. La casa encuestadora no precisa cifras. La empresa da empate a Michoacán entre el perredista Silvano Aureoles y el priista José Ascención Orihuela. Astudillo Flores se declaró ganador de la contienda en Guerrero que, en caso de confirmarse, dejaría atrás 10 años de gobiernos perredistas en ese estado. Primero en una breve conferencia de prensa y después en un mitin en la glorieta de la Diana Cazadora, en este puerto, Astudillo presumió una ventaja de entre 12 y 14 puntos sobre la candidata de la coalición PRD-PT, Beatriz Mojica Morga, quien también se declaró ganadora. Sin embargo, ésta no ofreció mayores datos porque, dijo, esperaría que las instancias electorales “refrenden el triunfo en la próximas horas”. Acompañada del delegado especial del PRD, Guadalupe Acosta Naranjo, así como de los excandidatos Alberto López Rosas y Raymundo Nogueda, de los partidos Humanista y Encuentro Social, quienes declinaron por ella, Mojica reconoció que había enfrentado “una campaña muy reñida” y pidió esperar los resultados del Instituto Electoral y Participación Ciudadana (IEPC) para estar “en el festejo total”. Con un ánimo mucho más festivo que el de su contrincante, el candidato priista dio estimaciones de su supuesto triunfo y de la alianza que lo postuló. El PRI-PVEM, dijo, habría obtenido mayoría en los municipios más importantes de la entidad –Taxco, Iguala, Chilpancingo, Zihuatanejo y Acapulco–, así como mayoría en el Congreso local y las dos diputaciones federales de esta ciudad. Al concluir la jornada electoral, Astudillo Flores acudió a un mitin al que asistieron alrededor de mil simpatizantes, y recordó que hace 10 años las preferencias electorales no le favorecieron. Entonces, agregó, reconoció su derrota de forma “civilizada”, e hizo un llamado a sus contrincantes para hacer lo propio, ya que “no son tiempos de despedazar Guerrero”. Tras reconocer que “la elección tuvo un ambiente complicado”, el priista convocó a  “construir acuerdos” y evitar “confrontaciones que solamente traen tristeza y que atraso social y político”. Luego evocó al exgobernador y actual senador René Juárez, así como al diputado federal y excandidato a gobernador Manuel Añorve, y dijo a que después de un periodo difícil en el estado debe iniciar una “etapa de diálogo y reconciliación”, por lo que llamó a los actores políticos a “actuar con absoluta responsabilidad frente a los resultados de la elección”. (Con información de Gloria Leticia Díaz)