Trabajadores del sector salud marchan en 14 estados contra "políticas privatizadoras"

viernes, 31 de julio de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Trabajadores activos, jubilados y pensionados del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) participaron hoy en una jornada nacional de protesta contra las políticas privatizadoras del sector salud. Además, exigieron más recursos y poner fin al desabasto de medicamentos, carencia de insumos y falta de personal. La “Jornada de lucha por la salud y la seguridad social” exigió desde varios puntos del país que el salario de los trabajadores ya no se deposite en AFORES, sino en un régimen solidario que no privado, aumento al presupuesto del IMSS, transparencia en las cuentas del instituto y en el sindicado. También pidieron la destitución del secretario General del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social (SNTSS), Manuel Vallejo Barragán, a quien acusan de un comité de desmantelamiento del Contrato Colectivo de trabajo. Los trabajadores recalcaron que el hecho de que las protestas sean también en contra del sindicato, no significa que estén en contra de su contrato colectivo, sino de líderes a quienes consideran “vendidos al PRI”, como Manuel Vallejo. En el Distrito Federal unos 700 trabajadores, según cifras de la Secretaría de Seguridad Pública (SSPDF), se manifestó frente a las oficias centrales ubicadas en avenida Reforma, sin que se registraran incidentes. Durante la protesta, que inició alrededor de las 11:00 horas, los inconformes denunciaron que el gobierno federal busca destinar un solo presupuesto para todo el sector salud y así dar entrada a la privatización. Al llegar a la Secretaría de Salud trataron de entrevistarse con su titular, Mercedes Juan, y posteriormente se movilizaron hacia el sindicato del IMSS. Rafael Soto Cruz, enfermero del Hospital del Cardiología del Centro Médico Nacional Siglo XXI, dijo durante la protesta: “Estamos aquí manifestándonos en contra del nuevo intento que tiene el Gobierno federal por pasar la reforma al Artículo 4º Constitucional y llevar adelante la universalización de la salud en el siguiente periodo legislativo que empieza en septiembre próximo”. Además acusó que el “sindicato Charro”, encabezado por Vallejo Barragán no se ha preocupado por las verdaderas demandas de los trabajadores y pensionados del Instituto mientras el titular del organismo “está cobijado por una diputación plurinominal por el PRI”, y por ello temen que las condiciones de los trabajadores continúen “igual o peor que ahora”. El paquete que se propone con la universalización de la salud, abundó, no es suficiente y no cubre las verdaderas necesidades de los derechohabientes. Y a ello se suma que a los trabajadores les subrogan recursos para atender a los pacientes como “ambulancias, recursos de laboratorios, hemodiálisis”, y se enfrentan a despidos injustificados. En breves declaraciones, Mercedes Juan aseguró que por ningún motivo se privatizará el IMSS. “De ninguna manera se van a privatizar los servicios de una institución tan sólida, es totalmente falso e incluso el propio director (del IMSS) ha hablado sobre esto”, dijo. Terminada la manifestación en la sede del IMSS se dirigieron al Monumento a la Revolución para reunirse con otros contingentes. Según Rafael Soto, integrante del movimiento, además del Distrito Federal, se programaron movilizaciones en Monterrey, San Luis Potosí, Chihuahua, Ciudad Juárez, La Paz, Mazatlán, Zacatecas, Veracruz, Orizaba, Xalapa, Tepic, Comarca Lagunera, Cancún, Guadalajara, Matamoros, Zamora, Puebla y estado de México. El llamado se hizo a través de redes sociales, mediante el hashtag #EnDefensaDelIMSS. En Ciudad Juárez, jubilados, pensionados y derechohabientes del IMSS protestaron durante la mañana frente a las instalaciones del Hospital de Zona Número 6, contra el proyecto piloto que establece la universalización de los servicios de salud. Al lugar también llegaron integrantes de la Asamblea Juarense de Enfermería, quienes argumentaron que están en contra de los cambios en materia de salud porque es un derecho primordial acceder a tratamientos especializados y para enfermedades crónico-degenerativas. Por la tarde, realizaron una marcha desde las instalaciones del ISSSTE ubicadas en la Zona Pronaf. En Chihuahua, un grupo de unos 30 trabajadores, extrabajadores y pensionados realzaron una manifestación pacífica a las puertas de la delegación estatal del IMSS para expresar su rechazo a la privatización de la salud. Con pancartas y cartulinas exigieron a las autoridades dar marcha atrás a la privatización de servicios hasta ahora públicos y denunciaron la campaña de desinformación para evitar la movilización masiva de la ciudadanía. En Jalisco también marcharon trabajadores del IMSS y del ISSSTE. Unos 400 maestros se unieron a la manifestación en de solidaridad con los trabajadores de la salud. Antes de la movilización, que inició en la Glorieta Minerva, algunos docentes participaron en un mitin y otros tomaron las áreas verdes frente a Ciudad Judicial para dormir y desayunar. En Zacatecas, trabajadores jubilados y derechohabientes del IMSS se manifestaron en la delegación del Instituto en la entidad para unirse a la movilización nacional contra de la reforma en salud que, insistieron, pretende privatizar los servicios y quitar medicamentos del cuadro básico actual. Los inconformes también recibieron apoyo del Movimiento Magisterial de Zacatecas quienes colocaron mantas y carteles en las instalaciones situadas en el fraccionamiento dependencias federales en Guadalupe. Por la tarde, marcharon de la Plaza Futura hasta el Poder Legislativo, acompañados por integrantes del Movimiento Democrático Magisterial de Zacatecas. En San Luis Potosí, más de un centenar de derechohabientes, doctores jubilados y trabajadores del IMSS, realizaron una manifestación pacífica, que inició en las inmediaciones del jardín de Tequisquiapan y culminó en la delegación estatal del IMSS, para protestar contra las reformas a la ley de salud que “buscan privatizar los servicios de salud y esto le quitará el servicio de salud a millones de personas”, aseguraron. “Aunque la Secretaría de Salud afirme que no se harán estas adecuaciones, tampoco las niega, por lo que se vuelve un completo riesgo a la integridad de la gente. “Fuimos a la Secretaría de Salud y nos comentaron que por el momento no se aplicará ningún cobro a los servicios de salud aunque la razón de que no se apliquen es porque no se ha aprobado por el congreso ya que todavía pertenece a una iniciativa presentada para reformar la ley de Salud, por lo que si se aprueba nos terminaría de matar a los que ya contamos con enfermedades crónicas”, afirmó Carmen Galarza, una de las derechohabientes que participó en la marcha. Además, durante la manifestación, los inconformes señalaron que el sindicato amedrentó a los trabajadores de las instituciones de salud a fin de impedir que asistieran a la marcha amenazándolos con no dejarlos trabajar. Graciela Hernández Rodríguez, una trabajadora jubilada explicó así cómo cree que se traducirá la reforma a la salud en su vida. “No puede ser que hasta el oxígeno nos quieran cobrar, la mayoría de nosotros trabajó y durante nuestra estancia estuvimos afiliados al IMSS o ISSTE y en todo ese tiempo le pagamos a dichas instituciones para que no se nos cobrará casi nada en los servicios que ocupáramos. “Y ahora como ya se acabaron nuestro dinero, ahora sí quieren privatizar todos los servicios y que se mueran los pobres porque a ellos lo único que les importa es tener dinero. No es justo que nos hagan esto, lucharemos hasta donde podamos”, dijo.

Comentarios