"No hay mucho que celebrar" en la Cruzada contra el Hambre: ONG

martes, 18 de agosto de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- El análisis de la Cruzada Nacional Contra el Hambre que publicó ayer el Consejo Nacional para la Evaluación de las Políticas de Desarrollo Social (Coneval) generó versiones encontradas entre funcionarios y representantes de ONG. Por un lado, la versión oficial de Rosario Robles, titular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), quien ayer sostuvo que “nadie, absolutamente nadie puede regatear los avances de la Cruzada”, ya que la estrategia estrella del gobierno federal disminuyó de 57.5% la carencia alimentaria de la población atendida. En contraste, organizaciones de la sociedad civil reunidas en la Acción Ciudadana Frente a la Pobreza sostuvieron que “no hay mucho que celebrar: 42.5% de la población atendida no tuvo ningún cambio aun con las intervenciones recibidas”, observaron. Y subrayaron que las acciones de la Cruzada no explican esta disminución de la carencia alimentaria, ya que ésta afectó a 35.7% de la población atendida por la estrategia del gobierno federal y a 35.8% de la población con características sociales similares pero olvidadas por los programas sociales. En otras palabras, la población que recibió apoyos de la Cruzada tuvo un acceso a la alimentación tan escaso como la que no recibió esos apoyos federales. “El resultado de efectividad es muy limitado, porque en términos conceptuales la población atendida debería tener resuelta –al menos– su carencia alimentaria. Es decir, el resultado debería ser cercano a 0 y no evidenciar un rezago de 42.5% de la población”, deploraron. Además, las ONG puntualizaron que “hay que recordar que el universo de atención (de la Cruzada) son 7 millones de personas, y no las casi 25 millones con ingreso insuficiente para adquirir la canasta alimentaria”. El informe del Coneval presentó cinco casos de municipios beneficiados por la Cruzada: Zinacantán, en Chiapas; Guachochi, Chihuahua; Mártir de Cuilapan, Guerrero; San Felipe del Progreso, Estado de México, y Tehuacán, en Puebla. Rosario Robles saludó ayer la “alta representatividad” de la muestra y saludó la “disminución en los índices de carencia alimentaria” en estos municipios. Acción Ciudadana Frente a la Pobreza estimó que el estudio del Coneval sobre los efectos de la Cruzada en esos municipios “no presenta resultados concluyentes”, debido a que la institución comparó las cifras de 2014 con las de 2010, o sea tres años antes de la puesta en marca de la Cruzada. “En todo caso, los cambios son menores y, aunque hubieran sido logrados después de 2012, son muy limitados y, en el caso de Tehuacán, negativos”, sostuvo el conjunto de organizaciones. El 23 de julio pasado el Coneval presentó su reporte sobre la medición de la pobreza 2014, en el que expuso que durante los primeros dos años de la administración de Enrique Peña Nieto –y de Rosario Robles a cargo de la Sedesol–, dos millones de mexicanos adicionales cayeron en la pobreza, un promedio de dos personas cada minuto. Además, el Coneval reportó que si bien la mayoría de las carencias sociales disminuyeron entre la población mexicana durante la administración priista, el rezago en el acceso a la alimentación se incrementó 0.6%, hasta afectar a 24.3 millones de personas a finales del año pasado. En esa ocasión, la Sedesol adoptó una actitud muy reservada: emitió un boletín en el que acomodó las pocas cifras positivas del informe para presentar al público un balance aceptable de la lucha del gobierno contra la pobreza. Días después, Rosario Robles salió en los medios de comunicación a defender la política social del gobierno. En este momento, la funcionaria contó con un apoyo discreto de funcionarios públicos. El propio presidente Peña Nieto admitió el 27 de julio que le resultaba “evidente que la política social no ha sido suficiente”. Curiosamente, ayer la Sedesol pospuso hasta las 17:30 la conferencia de prensa que había convocado a mediodía para que encajara con la publicación del reporte del Coneval. Y esta vez, Rosario Robles no se presentó sola: la acompañó el vocero de la Presidencia, Eduardo Sánchez Hernández, quien elogió los buenos resultados de la “estrategia integral del gobierno de la República”.  

Comentarios