En Latinoamérica hay "silencios cómplices frente a la violencia": De la Rúa

martes, 25 de agosto de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- América Latina sufre las deformaciones de las democracias por la ficción de usar la apariencia como si fueran normas válidas, cuando hay abusos de poder; “dolores por la aparición de la inseguridad, por los silencios cómplices frente a las violencias que se producen”, afirmó el expresidente de Argentina, Fernando de la Rúa. En una conferencia en la Facultad de Derecho de la UNAM, el exmandatario ofreció una rápida descripción de “algunos gobernantes” latinoamericanos en cuyos países hay inseguridad, violencia y represión. “Hoy está en boga la teoría de algunos gobernantes que establece que la República no importa y que habiendo surgido de una elección pueden hacer lo que quieran. Es una regresión en el sentido fundamental de la democracia y es aquí donde vienen los problemas de nuestra dolida América Latina”, aseguró, según un comunicado de la máxima casa de estudios. Para la “antidemocracia”, dijo el también profesor de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, importa cómo llegó el gobernante, si fue elegido y, si es así, ya no interesa ni la oposición ni la libertad y su poder es total. “Una cosa es la legitimidad de origen y otra la de ejercicio cuando se trata de ignorar la república o pisotearla”, consideró. Por eso, comentó, la Organización de Estados Americanos (OEA) y las naciones deben advertir esos riesgos, para que no se extiendan ni se reproduzcan. Narco, quiebre del orden jurídico Ante decenas de estudiantes, De la Rúa tocó otro tema que lastima a la región, en particular a México: la inseguridad y la presencia del narcotráfico “que domina regiones enteras como la Provincia de Santa Fe, en Argentina, y otras de México”. Ese problema, dijo, es un quiebre en la plenitud del orden jurídico porque significa que hay grupos que se ponen al margen, con sus propias leyes y a los cuales no llega el principio del derecho integrador y realizador. Por esta razón, el exalcalde de la capital argentina destacó que el Estado “tiene la responsabilidad de asegurar la vigencia de una democracia plena, que devuelva la libertad completa frente a esos y otros peligros. Es fundamental para brindar seguridad a los habitantes”. Los gobiernos democráticos, añadió, “deben trabajar para ofrecer a los ciudadanos la libertad y los resguardos para gozarla”, así como acceso a la salud y la educación, protección frente a la inseguridad y la violencia, además de prevención del delito y el terrorismo. Durante la conferencia, César Astudillo Reyes, abogado general de la UNAM, consideró que uno de los mayores problemas de América Latina es el alejamiento entre la norma y la realidad constitucional. “Estamos en presencia de democracias no consolidadas que advierten en sus sociedades problemas tan profundos como la desigualdad, la inseguridad, la delincuencia y el narcotráfico”, añadió.

Comentarios