Ayotzinapa "ha proyectado una larga sombra" en el gobierno de Peña: The Economist

jueves, 10 de septiembre de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Una “larga sombra” cubre al presidente Enrique Peña Nieto desde la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, el 26 de septiembre de 2014, en Iguala, Guerrero, misma que se extendió tras el informe sobre dicho acontecimiento presentado por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (GIEI-CIDH). En su reciente edición, el semanario británico The Economist hizo referencia a las conclusiones del grupo de expertos de la CIDH luego de seis meses de recolectar evidencia. Al respecto, señaló: “Nada ha proyectado una larga sombra sobre la presidencia de Enrique Peña Nieto como la desaparición del año pasado de 43 estudiantes en el estado sudoccidental de Guerrero. La sombra se alargó el 6 de septiembre, cuando la explicación del gobierno sobre los acontecimientos fue severamente cuestionada por una investigación internacional”. Las conclusiones del estudio, abundó el semanario, “agravan la incertidumbre sobre lo que pasó con los normalistas de Ayotzinapa”, desparecidos el 26 de septiembre del año pasado en Iguala, luego de tomar autobuses que los conducirían a la Ciudad de México para participar en la marcha conmemorativa de la matanza de estudiantes el 2 de octubre de 1968 en Tlatelolco. La publicación recordó que la “verdad histórica” dada a conocer el 27 de enero pasado por el entonces titular de la Procuraduría General de la República (PGR), Jesús Murillo Karam, sostenía que los estudiantes habían sido entregados por policías municipales a la banda criminal Guerreros Unidos y que éstos los mataron, quemaron sus cuerpos en un basurero y luego arrojaron los restos a un río. El nuevo informe, subraya The Economist, “da peso a la idea de que el gobierno fue demasiado rápido para cerrar el caso. Por ejemplo, rechazó la afirmación del gobierno de que todos los cuerpos fueron quemados en el vertedero”. Además, siguió, el informe muestra muchos otros problemas con los resultados oficiales, incluyendo testimonios discrepantes y grabaciones de vídeo destruidas. “Esto muestra que las investigaciones del gobierno restaron importancia a un elemento importante: la existencia de un quinto autobús incautado por los estudiantes, que podría haber llevado droga”, señaló The Economist citando el informe. Y si bien la procuradora Arely Gómez González, quien asumió el cargo desde febrero, ha ordenado una nueva investigación forense, “la labor del grupo está perjudicando al gobierno”, advirtió la publicación.

Informe de la CIDH sobre Ayotzinapa by Revista Proceso

Al final, el semanario destacó la crítica que hizo José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch (HRW), a las autoridades luego del informe del GIEI. “A pesar de que el mundo tenía los ojos puestos en México, y de los enormes recursos asignados, las autoridades demostraron ser incapaces o no estar dispuestas a llevar a cabo una investigación seria”, citó The Economist. El domingo pasado, el GIEI, integrado por cinco representantes de la CIDH, aportó al menos dos nuevas líneas de investigación que tumban “la verdad histórica” de la PGR sobre la desaparición de 43 estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos hace casi un año. De acuerdo con el informe de los expertos hay un camión desaparecido que podría ser la clave para conocer el destino de los jóvenes ya que no hay evidencia de que fueron quemados en el basurero municipal de Cocula. También revela, como lo publicó el semanario Proceso en su edición 2027, aún en circulación, que en todo momento elementos de la Policía Federal, el Ejército y corporaciones municipales tuvieron conocimiento de la ruta que siguieron los cinco autobuses tomados por los normalistas.

Comentarios