PRI frena reclamo de Morena para que renuncien titulares de Pemex y SCT

jueves, 10 de septiembre de 2015
MÉXICO, DF, (apro).- El partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) exigió en la Cámara de Diputados la renuncia de Emilio Lozoya Austin como director de Petróleos Mexicanos (Pemex) y de Gerardo Ruiz Esparza, titular de Comunicaciones y Transportes, sin embargo, la apabullante mayoría del PRI y sus aliados mandaron el tema a la ‘congeladora’. Rocío Nahle, coordinadora de Morena, presentó un punto de acuerdo en el que pedía someter el tema a discusión con el argumento de “urgente y obvia resolución”. Antes, hizo un recuento detallado de las grabaciones difundidas en Internet de manera anónima sobre las charlas telefónicas de los directivos de la empresa transnacional OHL, la participación de Lozoya Austin en su consejo de administración y los apoyos de Ruiz Esparza a esa empresa, e incluso recordó la última grabación que involucra al propio presidente Enrique Peña Nieto. “Por esto y más, por cuestión de tiempo, Morena presenta un punto de acuerdo: primero, para que la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión exija la renuncia de Emilio Lozoya Austin, director de Pemex, y de Gerardo Ruiz Esparza, secretario de Comunicaciones y Transportes, por el posible conflicto de intereses, tráfico de influencias y hechos de corrupción, en los que incurrieron en el otorgamiento de concesiones, contratos y proyectos con esta empresa”. El punto de acuerdo solicitaba también que tanto la Comisión Federal de Electricidad (CFE) como Pemex y SCT hagan públicos los contratos que tienen firmados con OHL y que, según Morena, son unos 25 e involucran recursos por 60 mil millones de pesos. “Morena se ha dado a la tarea de investigar a OHL México y a todas sus filiales, y hasta ahora hemos encontrado más de 25 contratos desde la administración de Peña Nieto como gobernador del estado de México y ahora como presidente de la República, por más de 60 mil millones de pesos sin contar los de Pemex”, detalló la coordinadora de Morena. Y por último, Morena exigió que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) audite cada uno de estos proyectos. La diputada Rocío Nahle concluyó así: “Primero fue Oceanografía, ahora es OHL”. Para ese momento de la sesión muchos diputados se habían retirado a comer; luego, el presidente de la Mesa Directiva, el perredista Jesús Zambrano, sometió a votación para ver si el punto de acuerdo se consideraba de “obvia y urgente resolución”, lo que implicaba discutirlo en ese momento. Como la votación fue a mano alzada, los priistas en apariencia ganaron la votación en contra, sin embargo, la diputada del PAN por Sonora, Leticia Amparano, pidió la palabra y dijo que su fracción daba el “irrestricto apoyo a Morena” en su reclamo. “Para nosotros es muy importante, queremos y pedimos la votación nominal”, demandó. “A ojos de la Mesa Directiva es evidente la mayoría por no aceptarla y ya se le ha dado el trámite correspondiente a la comisión mencionada”, buscó zanjar Jesús Zambrano. “Estamos hablando de justicia, señor presidente. Queremos ver cómo vota el PRI a favor de la corrupción y de la transparencia, señor, en vista y a la vista de todos”, reviró la panista pero ya era demasiado tarde, la votación ya había pasado y la impericia y novatez de Morena impidió que desde un inicio se exigiera la votación nominal, es decir, establecer el voto con nombre y apellido de cada legislador para que su postura quedara registrada en el ‘Diario de los Debates’.

Comentarios