Confirman detención de "El Gil", identificado como autor material de la desaparición de los normalistas

jueves, 17 de septiembre de 2015
MÉXICO, DF, (apro).- Este día se confirmó la captura de Gildardo López Astudillo, El Gil, a quien la Procuraduría General de la República (PGR) identifica como uno de los autores materiales de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, ocurrida el 26 de septiembre de 2014. De acuerdo con el comisionado nacional de seguridad Renato Sales Heredia, la detención se realizó en flagrancia por violación a la Ley General de Armas de Fuego y Explosivos, además de la portación de una identificación falsa. En rueda de prensa, el titular de la CNS señaló que la investigación para dar con el paradero de López Astudillo se prolongó por espacio de 11 meses, de donde se desprende que El Gil cambió de residencia en tres ocasiones hasta que se le ubicó en un departamento del municipio guerrerense de Taxco. López Astudillo se desempeñaba como presunto jefe de una célula del grupo delincuencial Guerreros Unidos, que se dedicaba a la extorsión, secuestro y otros ilícitos, con margen de operación principalmente en los municipios de Iguala y Cocula. De acuerdo con Sales Heredia, El Gil cuenta con una orden de aprensión en su contra por los delitos de delincuencia organizada, secuestro, además de que diversos imputados en el caso Ayotzinapa, lo señalan como uno de los autores materiales de la desaparición de los normalistas. El primer dato sobre Gildardo López Astudillo lo arrojó Sidronio Casarrubias Salgado, detenido el 17 de octubre pasado quien, de acuerdo con la PGR, es el líder del grupo criminal que corrompió y se apoderó de las policías municipales de Iguala y Cocula. Él fue el primero en declarar que su grupo había calcinado a personas y arrojado sus restos al río. El 29 de octubre, ‘Reforma’ difundió la declaración del capo: “El 26 de septiembre desaparecieron los normalistas y 17 miembros de la organización antagónica Los Rojos, ‘infiltrados’ con los estudiantes. ‘El Gil’ me dice que los 17 rojos ya se habían ido al agua, o sea, que ya los quemaron y que las cenizas las tiraron al agua, yo me imagino que es el río Cocula”. Ese afluente también es conocido en la comunidad como San Juan. El 7 de noviembre, en conferencia de prensa, el entonces procurador Jesús Murillo Karam señaló que, en su declaración, Sidronio Casarrubias refiere que fue contactado por su lugarteniente, El Gil, quien le informó vía mensaje celular sobre los conflictos que se estaban suscitando en Iguala, atribuyéndoselos al grupo delictivo antagónico, Los Rojos. Posteriormente, el 27 de enero, el mismo Murillo Karam se refirió nuevamente a El Gil, cuando anunció la detención de Felipe Rodríguez Salgado, El Cepillo o El Terco, jefe de sicarios de Guerreros Unidos, quien operaba en coordinación con el subdirector de la Policía Municipal de Cocula, César Nava González, y su grupo de policías. El Cepillo admitió haberse retirado del basurero y regresar hacia “Loma del Coyote”, a casa de “El Gil”, donde aguardó hasta el amanecer en espera de más instrucciones. El 27 de septiembre de 2014, este sicario regresó al basurero. Cuando llegó, señaló, el fuego había reducido a cenizas a las víctimas: “Al llegar al basurero me percaté que todavía estaba un poco prendido el fuego y muchas cenizas; pregunté al ‘Pato’ y me dijo que los pusieron en una ‘plancha’ de llantas, leña y fueron quemados con diésel, terminando de incinerarlos ya por la tarde…”. Luego Felipe Rodríguez Salgado instruyó a Patricio Reyes Landa comprar bolsas de basura. Una vez recogidas las cenizas, las fueron a tirar al río San Juan. Con la captura de El Gil, quien ya se encuentra a disposición de la SEIDO, se ha detenido a 111 personas involucradas en el caso Ayotzinapa.

Comentarios