Arriban al DF heridos en Egipto y canciller se escuda en lugares comunes

viernes, 18 de septiembre de 2015
MÉXICO, D.F., (proceso.com.mx).- Los seis turistas mexicanos heridos por el ejército egipcio arribaron hoy por la mañana al Distrito Federal y fueron trasladados al Instituto Nacional de Rehabilitación. De acuerdo con la titular de la Secretaría de Salud, Mercedes Juan López, los lesionados presentan quemaduras, heridas en la piel, fracturas y problemas respiratorios. Los cuerpos de los ocho mexicanos fallecidos durante el ataque permanecen en Egipto y serán trasladados a México en los próximos días. La canciller Claudia Ruiz Massieu informó que el consultor jurídico de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) "está valorando los pasos que seguir" para que las autoridades egipcias investiguen el ataque aéreo que cometieron "por error" las fuerzas de seguridad egipcias el pasado domingo y reparen los daños generados a las víctimas y sus familiares. Si bien dijo confiar en "el compromiso del gobierno de Egipto", la titular de la SRE planteó que México agotaría todas las "instancias necesarias" para garantizar el cumplimiento de los derechos de los mexicanos. La funcionaria no supo precisar a qué instancias se refería. Desde temprana hora, la prensa fue convocada en el hangar presidencial para presenciar el descenso de los heridos en cama. Los heridos fueron sacados uno tras otro por la puerta de la aeronave. Fueron descendidos por una rampa hidráulica y, bajo los lentes de los equipos de comunicación social de la cancillería, los instalaron en helicópteros de la policía capitalina que despegaron rumbo al Instituto Nacional de Rehabilitación. Así concluyó la primera etapa del manejo de una situación "sin precedente en la historia del país", declaró Ruiz Massieu. Sin embargo, queda pendiente el seguimiento de la investigación que supuestamente está llevando a cabo el gobierno egipcio para esclarecer lo ocurrido en el Desierto Occidental. Prácticamente todas las preguntas de la prensa se concentraron en este punto. Las respuestas de Ruiz Massieu, que no tiene formación diplomática, se resumieron a una misma frase --palabras más, palabras menos-- repetida de manera casi mecánica: "El gobierno de México exigió una investigación exhaustiva, expedita y profunda que permita esclarecer los hechos de manera transparente y determine responsabilidades". Reiteró en varias ocasiones que "estamos esperando sus resultados" y que México exigió permanecer informado sobre los avances de la misma. En menos de una semana, la cancillería mexicana entregó tres notas diplomáticas a su contraparte egipcia, que fueron subiendo de tono progresivamente. La última de ella, emitida anoche, planteó de nuevo su exigencia de que las autoridades egipcias investiguen el caso y pidió la "reparación integral del daño" a las víctimas y sus familias, incluso a través de una indemnización. Ante la observación que realizó Apro sobre las evidencias que demuestran la poca voluntad del gobierno egipcio a investigar a fondo lo sucedido, Ruiz Massieu repitió una vez más su frase favorita: "México tiene un compromiso irrevertible con los derechos humanos tanto internamente, tanto en México, como en las instancias internacionales".