Exigencia de justicia recorre los estados a un año de Ayotzinapa

sábado, 26 de septiembre de 2015
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Miles de personas se manifestaron este sábado en diferentes estados del país para exigir justicia, en el marco del #DiaDeLaIndignacion por Ayotzinapa. En Morelos, unas 500 personas marcharon en dos movilizaciones distintas. Trescientos manifestantes se movilizaron por la mañana en Ayala y 200 en Cuernavaca, que por la tarde tuvieron como hilo conductor el clamor por justicia: “¡Vivos de los llevaron, vivos los queremos!”. [gallery type="rectangular" ids="416565"] En la capital del estado, organizaciones sociales integrantes del Pacto Morelos por la Soberanía Alimentaria y Energética, acompañados de la Coordinadora Social Gustavo Salgado, marcharon de la iglesia del Calvario a la Plaza de Armas, a la que no pudieron llegar, pues el gobierno del estado decidió convertirla en un tianguis. El mitin debió celebrarse a un costado del Palacio de Cortés, hoy convertido en el Museo Regional Cuauhnáhuac. Los manifestantes portaron cartelones con las fotografías de los estudiantes desaparecidos. Mujeres, hombres, jóvenes y niños clamaron por justicia y calificaron la versión del gobierno sobre los trágicos hechos de Iguala como “una mentira histórica”. “Una vez que se ha demostrado que el gobierno miente abiertamente desde la presidencia y de la Procuraduría General de la República (PGR), la crisis política abierta por Ayotzinapa es de dimensiones históricas”, dijo José Martínez Cruz, vocero de la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Morelos (CIDHM). “Ante la barbarie cotidiana que estamos padeciendo es necesario elevar la voz de protesta en las calles y plazas. A un año de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa no callamos ni aceptamos lo inaceptable: vivos se los llevaron, vivos los queremos”, sostuvo. Por la mañana, hombres y mujeres realizaron en el zócalo una jornada de “Bordados por la Paz”, como una forma de “hilar en la memoria colectiva, los hechos que tanto han dañado a este país, para que no se nos olviden, quienes no están”. “El mayor enemigo de la justicia es el silencio y la indiferencia”, advirtieron. Por la tarde, en medio de una llovizna que no amainó los ánimos, representantes sindicales, defensores de los derechos humanos, comerciantes y amas de casa tomaron las calles para exigir justicia. “El gobierno de Peña Nieto está en el banquillo de los acusados por este delito de lesa humanidad, y ante los ojos del mundo se ha demostrado la responsabilidad del Estado al aplicar una estrategia de terrorismo militarista contra los movimientos sociales para imponer sus reformas neoliberales y terminar con las protestas que se expresan en todo el país”, decía el texto leído a un costado del Palacio de Cortés. “Los ojos del mundo están puestos en México y el pueblo puede mostrar la capacidad de indignación y organización mediante la lucha y la esperanza de que a un año Ayotzinapa no quede en el olvido”, concluyeron. Marcha en la tierra del Jefe Por la mañana, integrantes del Frente Popular Revolucionario (FPR) marcharon por la carretera desde el poblado de Anenecuilco a la ciudad de Ayala, al cumplirse un año del campamento ubicado en la parte posterior del DIF municipal. En uno de sus mítines accidentalmente explotaron cohetones que ocasionaron daños a cristales de viviendas y un joven resultó lesionado. La marcha, en la que participaron cerca de 200 personas, cumplió con el objetivo de conmemorar el primer aniversario de la invasión de dichas tierras para demandar vivienda digna y exigir justicia por el asesinato de su líder Gustavo Salgado Delgado, acribillado a casi un año y cuyos restos fueron encontrados en campos de Moyotepec, así como la exigencia nacional de la presencia con vida de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa y castigo a los culpables del asesinato de sus compañeros y de los jugadores de futbol Los Avispones. El profesor Ignacio Díaz Montes, dirigente del movimiento, comentó que se ha cumplido un año de su movimiento y siete meses del sacrificio de su compañero sin que las autoridades concluyan con la investigación y se castigue a los responsables intelectuales y materiales del asesinato. La marcha pudo terminar de forma trágica cuando a su paso por el poblado de Anenecuilco los manifestantes se instalaron en el zócalo para hacer un mitin, sin embargo, un descuido  de las personas encargadas de la pirotecnia generó la explosión de 24 cohetones que se encontraban amarrados en dos rollos. Como los cohetes estaban apuntando al piso, todos explotaron prácticamente en el mismo lugar cerca de donde se encontraba la mayoría de las personas quienes al escuchar las detonaciones corrieron para tratar de ponerse a salvo, en medio de muestras de pánico y crisis nerviosas. La ola expansiva de la explosión alcanzó a un joven de 14 años quien mostraba una lesión en una de sus piernas, mientras que los ventanales de una de las casas resultaron dañados. Elementos de la Policía, del cuerpo de Bomberos y Protección Civil de Ayala llegaron al lugar para brindar apoyo a las personas que mostraban molestias en los oídos y el menor que fue trasladado a un hospital de la ciudad de Cuautla, donde se reporta estable. Ante los hechos la dirigencia del FPR suspendió la quema de cohetes y se responsabilizaron de los daños materiales, así como la atención al lesionado. CHIAPAS En Oventic, Chiapas, zapatistas, maestros, estudiantes normalistas, activistas, hombres y mujeres de Tuxtla, Mapastepec, Comalapa, Tila, San Cristóbal y la zona de influencia rebelde, recordaron hoy a los 43 estudiantes normalistas desaparecidos en Iguala, Guerrero. Con flores, veladoras, consignas, bloqueos, marchas y actividades culturales, los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” fueron recordados y nombrados uno a uno para exigir al gobierno federal sean devueltos con vida a sus padres, madres y hermanos. Desde muy temprano, los indígenas bases de apoyo del EZLN salieron de sus casas y montaron altares en sus caminos, donde encendieron 43 veladoras y pusieron flores cortadas del campo y sus jardines. “Sigue y seguirá la lucha por los 43 desparecidos de Ayotzinapa”. “Padres y familiares de los desaparecidos, su dolor y su rabia es nuestra”, decían las mantas que colgaron en las entradas de los cinco caracoles del EZLN, sede de las cinco Juntas de Buen Gobierno, por medio del cual reagrupan a sus bases de apoyo. Los indígenas zapatistas recordaron a los 43 desparecidos con sus fotografías en mano. Y ratificaron su adhesión a la lucha de los padres y madres por encontrar a sus hijos. Al igual que los zapatistas, maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) se movilizaron también para exigir justicia por los desaparecidos de Ayotzinapa. Miles marcharon por las calles de Tuxtla Gutiérrez donde por la tarde se realizó un festival cultural por los estudiantes. Bloques y marchas se celebraron de forma simultánea en Pijijiapan, Mapastepec, Tila, Frontera Comalapa, San Cristóbal de las Casas y otros municipios del estado de Chiapas. GUANAJUATO En Guanajuato, universitarios y ciudadanos organizaron y acudieron a marchas, protestas y festivales culturales con vendimia para recaudar fondos para entregarlos a los padres y familiares de los normalistas desaparecidos, en Guanajuato capital, San Miguel de Allende, Celaya, León y Salamanca. En San Miguel de Allende, el número 43 fue armado con inflables en la plaza principal, donde también fueron colocadas 43 playeras y numerosos carteles y mantas para expresar el repudio y la solidaridad con las familias de los estudiantes de la “Isidro Burgos”. En León, alumnos de la Universidad de Guanajuato en el campus de esa ciudad encabezaron la marcha que inició en el Arco de la Calzada, el monumento leonés más emblemático, y llegaron hasta la plaza principal. Tanto en esta institución como en otras como la Ibero León, se cumplió previamente con un programa de conferencias y actividades artísticas alrededor del aniversario de la agresión a los estudiantes de Ayotzinapa en Iguala. En Guanajuato capital, profesoras y alumnos de la Universidad de Guanajuato acompañados por otros ciudadanos, cantautores, artistas plásticos, niños y periodistas, realizaron un festival cultural en el que los niños pintaron corazones dedicados a los normalistas y se vendieron diversos alimentos, ropa y zapatos para recaudar dinero en apoyo a los padres de los 43. A las 6 de la tarde, según lo acordado por las asambleas en los municipios participantes, se hizo el pase de lista de los 43 normalistas. Fue leída una carta escrita por la madre de uno de los estudiantes en este evento, dirigida a su hijo ausente. QUINTANA ROO En Quintana Roo, bajo los efectos de un sistema de baja presión que recorre el estado, cientos de personas salieron a marchar en diferentes localidades de la entidad para exigir justicia al cumplirse un año de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Las marchas, enmarcadas por la lluvia, iniciaron desde el mediodía. La primera se llevó a cabo en Felipe Carrillo Puerto, la llamada capital de la zona maya de Quintana Roo. A lo largo de la tarde y noche, se realizaron más marchas y manifestaciones en otras localidades como Chetumal, Playa del Carmen y Cancún. Los actos de protesta fueron encabezados por maestros, aunque también participaron militantes de Morena. En Cancún, los manifestantes portaron antorchas y culminaron en la emblemática glorieta del centro de la ciudad, conocida como “El Cebiche”. También en Cancún, el comité estatal del PRD hizo por separado un evento en el marco de estas protestas. NUEVO LEÓN En Monterrey, unas 200 personas marcharon esta tarde por calles del centro de la ciudad para unirse a la manifestación nacional en demanda de la aparición con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos. Encabezado por el organismo Fuerzas Unidas por Nuestros desaparecidos en Nuevo León (Fundenl), el contingente salió de la Plaza La Purísima y avanzó hasta llegar a la Plaza de los Desaparecidos, a una cuadra del Palacio de Gobierno. Ahí, los manifestantes se turnaron el micrófono para demandar justicia y recordar a sus amigos que fueron secuestrados hace un año en Iguala, Guerrero. Fundenl portaba una manta con los rostros de desaparecidos en la entidad. “Vivos se los llevaron, vivos los queremos”, fue la consigna que se repitió durante la manifestación. Un grupo de doscientas estudiantes de la normal rural Ricardo Flores Magón encabezaron la marcha en Chihuahua, para unirse al reclamo de justicia y de búsqueda en el caso de los 43 estudiantes de la normal Isidro Burgos, de Ayotzinapa, Guerrero. Ellas vistieron de negro, con paliacates rojos, gritaron fuerte para reclamar la represión y abuso contra las normales rurales. CHIHUAHUA En Chihuahua, alrededor de 700 personas caminaron por las principales avenidas de la capital para gritar: “Las masacres serán vengadas,b¿quién las vengará? El pueblo organizado. ¿Cómo? Luchando. ¿Entonces? Lucha, lucha, lucha, no dejes de luchar, por una educación científica y popular”. A las 17 horas (horario de Chihuahua), los manifestantes partieron de la glorieta de Francisco Villa hacia la Plaza de Armas, con pancartas que expresaban el dolor y la impotencia ante la impunidad del crimen contra los normalistas. “Peña decía que todo cambiaría. Mentira, mentira, la misma porquería”, exclamaron. Antes de partir, pintaron de rojo la fuente del Monumento a la División del Norte y colocaron una bandera con el número 33 a la estatua de Pancho Villa. Apoyadas por organizaciones civiles, por mujeres, jóvenes y familias completas, los normalistas llevaban los rostros de sus compañeros desaparecidos en rompecabezas que armaban en determinados lugares emblemáticos del centro de la ciudad. Pintaron de rojo también las fuentes danzarinas como protesta por la violencia que no cesa en la entidad ni en el país. Al llegar a la Plaza de Armas, el colectivo pro Ayotzinapa leyó un pronunciamiento en el que recordó que “fue el Estado” e hizo referencia a la “verdad histórica” oficial que desnudó el GIEI. Un grupo de jóvenes realizó un performance al representar a los 43 jóvenes desaparecidos. La rondalla de la normal rural de Saucillo entonó canciones de protesta, mientras representes de diferentes colectivos tomaron la palabra. (Con información de Isaín Mandujano, Verónica Espinosa, Sergio Caballero, Luciano Campos y Patricia Mayorga)  

Comentarios

Otras Noticias