Firman los dos primeros contratos petroleros con capital privado

viernes, 4 de septiembre de 2015
MÉXICO, D.F., (apro).- La apertura de la industria petrolera al capital privado se concretó hoy tras la firma de los dos primeros contratos de producción compartida para la exploración y extracción de hidrocarburos en aguas someras, correspondientes a la primera convocatoria de la Ronda Uno. Concluido el proceso licitatorio, la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) y los representantes legales del consorcio formado entre Sierra Oil, Talos Energy y Premier Oil, firmaron los primeros contratos que formalizan la participación de capital privado en actividades que desde hace 78 años estaban reservadas para Petróleos Mexicanos (Pemex). El secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, aseguró que con esta firma, “México se sincroniza con los países avanzados” e insistió en que los recursos no se entregan a manos privadas. Con la firma de los primeros contratos, precisó, se hace realidad, después de ocho décadas, la participación de empresas privadas que aportarán “experiencia y capacidad” para la extracción de crudo y gas “en mejores condiciones” para México. “Con esta firma, México se sincroniza en materia de energía con los países más avanzados en materia de políticas públicas energéticas y da un enorme paso hacia un futuro, donde los hidrocarburos del subsuelo se aprovecharán de manera más eficiente en beneficio de la nación”, afirmó. Además, sostuvo que la firma de los contratos es muestra de la “cero discrecionalidad” en el proceso de asignación. “En México existe transparencia, certidumbre y cero discrecionalidad en la asignación de contratos de exploración y extracción de hidrocarburos; invito a las demás empresas y consorcios a que sean partícipes de esta gran cambio de era que estamos viviendo en el sector energético nacional”, pidió. Los contratos fueron suscritos por el comisionado presidente de la CNH, Juan Carlos Zepeda, por parte del gobierno, y del sector privado por John Ashland Shepherd y Bill Moss, de la firma Talos Energy; Timothy Lloyd, de Premier Oil, y Salvador Beltrán del Río e Iván Sandrea de Sierra Oil & Gas. En julio pasado el gobierno adjudicó dos de los 14 bloques ofrecidos en la primera fase de la ronda. El bloque dos comprende un área de 194 kilómetros cuadrados, contiene aceite ligero, y se encuentra frente a las costas de Veracruz. El bloque siete, el más competido en la licitación y en el que se recibieron ofertas de Statoil, Hunt Overseas y Eni, está ubicado frente a la costa de Tabasco y tiene una extensión de 465 kilómetros cuadrados. De 24 empresas y consorcios precalificados, sólo nueve presentaron ofertas para participar en la primera fase de la Ronda Uno. Los contratos signados tienen una vigencia de 30 años, y son prorrogables dos veces por cinco años más e incluyen una fase de exploración de cuatro años, con posibilidad de ampliarlos dos más. Las empresas ganadoras deberán pagar al Estado un porcentaje de utilidad operativa —sujeto a un mecanismo de ajuste progresivo—, cuota contractual por kilómetro cuadrado, regalías sobre ingresos brutos, impuesto de actividad de exploración y extracción por kilómetro cuadrado e impuesto sobre la renta. Zepeda Molina informó que, tras la firma, el consorcio ganador tendrá un plazo de 90 días para realizar la evaluación de condiciones ambientales y 120 para presentar su plan de exploración. En representación del consorcio privado, Iván Sandrea, representante de Sierra Oil and Gas, expresó su beneplácito por la suscripción de los contratos y el interés del consorcio de seguir participando en la “apertura de México”.

Comentarios