Critica la Iglesia pasividad del gobierno mexicano ante Trump

domingo, 6 de septiembre de 2015
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- La Arquidiócesis de México calificó a Donald Trump de ignorante de los tratados internacionales sobre derechos humanos y criticó al gobierno de México por su pasividad ante las declaraciones xenófobas que ha hecho el aspirante republicano a la presidencia de Estados Unidos. En su editorial “En defensa de los migrantes”, publicado en el semanario Desde la Fe, la Arquidiócesis señala que Trump tiene por aliados al odio y el racismo ancestral estadunidense. Considera que el gobierno de México no cumple con su deber de defender no sólo los intereses comerciales, sino a sus ciudadanos que se han visto obligados a vivir el drama de la inmigración y que, por cierto, con sus envíos de remesas –que superan a los ingresos petroleros– “han salvado a nuestro país de la recesión económica”. “Se equivocan quienes creen que Donald Trump es solamente un tipo con una gran boca, pues su beligerancia ha hecho ya un gran daño toda vez que ha venido despertando los peores prejuicios de nuestros vecinos del norte, y la debilidad del gobierno mexicano y su nula respuesta no hacen más que dejar a nuestros connacionales en la más absoluta indefensión”. El editorial expone que el gobierno de México, en primer término, debería actuar con el ejemplo para humanizar las condiciones migratorias, según había sido prometido desde el 2013 a través del Programa Especial de Migración (PEM) 2014-2018 que, en el papel, contribuiría a consolidar una política migratoria basada en la promoción de los derechos humanos, desarrollo sustentable, género, interculturalidad y seguridad humana. “Diariamente llegan noticias de secuestros, torturas, maltratos y persecución de migrantes que hacen de México un verdadero viacrucis de dolor y una gran fosa común para cientos de extranjeros. ¿Tienen responsabilidad nuestras autoridades? Esta es una pregunta válida y actual cuando, en la Secretaría de Gobernación, la subsecretaría competente de la política migratoria ha estado acéfala durante mucho tiempo, lo cual demuestra la completa indolencia e indiferencia por activar políticas fuertes y efectivas en defensa de los migrantes”. La Arquidiócesis consideró que sería imperdonable que México permanezca pasivo ante las declaraciones de Donald Trump. “Es necesaria una autoridad fuerte y con moral muy alta para enarbolar la justa defensa de los derechos de quienes se ha querido dejar sin derechos. Y para lidiar con el endurecimiento de los Estados Unidos y payasos como Trump, México debe poner orden y generar condiciones humanas de trato a los migrantes, mejores oportunidades de empleo y de estabilidad económica y, sobre todo, de estrategias audaces de desarrollo que ya no motiven la indiferencia, sepulten el odio y garanticen nuestro futuro y seguridad frente a los desafíos del fenómeno migratorio”, concuye el editorial.  

Comentarios