Dan formal prisión a otros cuatro funcionarios por fuga de 'El Chapo'

lunes, 7 de septiembre de 2015 · 21:17
MÉXICO, D.F. (apro).- Un juez federal con sede en el Estado de México dictó auto de formal prisión a otros cuatro servidores públicos por su presunta implicación en la fuga de Joaquín El Chapo Guzmán, el pasado 11 de julio. En una tarjeta informativa, el Juzgado Cuarto de Distrito de Procesos Penales Federales, con sede en Toluca, precisó que la formal prisión contra los servidores públicos –dos del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) y dos del centro de control de monitoreo del penal del Altiplano– deriva de su presunta responsabilidad en los delitos de evasión de presos. “El pasado 29 de agosto este Juzgado de Distrito liberó una nueva orden de aprehensión en contra de cuatro servidores públicos por el delito antes referido, cuya orden de captura fue cumplimentada, quedando a disposición de la autoridad jurisdiccional en el penal federal del Altiplano”, destaca la nota. Con las nuevas pruebas, la autoridad jurisdiccional concluyó que a la hora de la fuga del líder del Cártel de Sinaloa no hubo falla en el sistema de monitoreo de la celda 20, donde se encontraba el capo, además de que los servidores no atendieron los protocolos de seguridad, no informaron oportunamente de la evasión, ni activaron el código rojo. El juez de la causa consideró que los cuatro funcionarios “favorecieron la fuga” de Guzmán Loera. Esos funcionarios ya habían sido detenidos en julio pasado, pero se les liberó porque supuestamente no existían datos que justificaran su formal procesamiento, según un boletín de prensa del Poder Judicial de la Federación con fecha 24 de julio. Los funcionarios procesados por el caso suman siete hasta ahora. Los otros tres que ya están bajo proceso –luego de que el Juzgado Tercero de Distrito en el estado de Guanajuato les dictó auto de formal prisión– son el responsable del Centro de Control de la prisión y dos guardias de seguridad. En aquella ocasión se estableció que la forma de la fuga de Guzmán Loera indicaba que le fueron proporcionados datos estratégicos y logísticos de la prisión, y que la construcción de un túnel altamente sofisticado permitía afirmar que funcionarios públicos propiciaron y favorecieron al evasor.