Barbosa no quiere "gubernatura chiquita" y va por Puebla hasta el 2018

miércoles, 13 de enero de 2016
MÉXICO, DF (apro).- El coordinador de los senadores del PRD, Miguel Barbosa Huerta, admitió que buscará la candidatura al gobierno de Puebla hasta 2018 porque él no quiere la “gubernatura chiquita”, esa, dijo, podría encabezarla Javier Lozano. Señaló que ve posibilidades de que el senador panista sea el candidato del PAN y el PRD para las elecciones de Puebla de junio próximo, y una vez transcurrido el periodo corto de gobierno en el estado (2016-2018), con el que se ajustará el calendario local con el federal, apuntó, entonces “voy a concretar mi aspiración” en 2018. Hasta ahora el PRD no ha definido si va en alianza con Acción Nacional para las gubernaturas de Puebla y Tlaxcala, pero en caso de que así sea, Lozano sería una de las cartas fuertes, añadió. Para el caso de Veracruz, Barbosa expuso que el candidato de la alianza PAN-PRD sería el expriista y exdirector del ISSSTE Miguel Ángel Yunes, quien por tercera ocasión buscaría la candidatura. Ayer, ambos partidos adelantaron que de las 30 diputaciones locales en disputa en Veracruz, 16 candidaturas serán para PAN y 14 para el PRD. En entrevista con Grupo Imagen, el senador perredista también se refirió a los amagos del líder de su partido, Agustín Basave, de dejar la dirigencia nacional si no se avalan otras alianzas con el PAN, y subrayó que esas decisiones se toman por los órganos colegiados del partido. “Él (Agustín Basave) tiene su visión de las coaliciones, bueno, las respeto, las respeto y no trato de ninguna forma, en el ámbito de lo que hago, en llevar una imposición de cómo yo pienso”, sostuvo. Con la renuncia de su dirigente Agustín Basave sobre la mesa, el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRD aprobó la madrugada de ayer la alianza electoral con el PAN en Veracruz y Oaxaca, y definió como prioridad Tlaxcala, Puebla e Hidalgo. El CEN perredista cedió para avanzar en los estados donde hay consenso, y tras la aprobación de la alianza en esas dos entidades, Agustín Basave señaló que sería el Consejo Nacional, al que entregó su carta de renuncia, el que decidirá si la acepta o no. En entrevista al término de la reunión del CEN que se declaró en receso para seguir con las negociaciones para Tlaxcala y Puebla, el líder perredista destacó que su permanencia en la dirigencia del partido dependería de que se subsanen las diferencias entre las corrientes, lo que consideró “viable”. Hasta ahora se han concretado alianzas con el blanquiazul en Veracruz, Oaxaca, Durango y Zacatecas.

Comentarios