Humberto Moreira comparecerá el viernes ante la justicia española

lunes, 18 de enero de 2016
MADRID (apro).- Humberto Moreira, exdirigente nacional del PRI, comparecerá el próximo viernes 22 ante el juez de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, quien decidirá si ratifica o modifica la prisión provisional sin fianza para el político por los delitos de blanqueo de capitales, malversación de caudales públicos, cohecho y organización criminal. Pedraz decidirá si ratifica el auto judicial 15/2016 de su correligionario, el magistrado José de la Mata, juez 5 de Instrucción de la Audiencia Nacional, quien en funciones de guardia, el pasado viernes 15, envió a Moreira a prisión por riesgo de fuga y de destrucción de pruebas de los delitos presuntamente cometidos. A instancias de la Fiscalía Anticorrupción, el juez Pedraz inició esta causa en marzo de 2014 sobre la presunta comisión de los delitos citados, por una serie de transferencias bancarias realizadas por Moreira desde México y Estados Unidos a España. Las autoridades judiciales de Estados Unidos alertaron a las españolas que Moreira podría estar incurriendo en prácticas de lavado de dinero, y fue entonces que se iniciaron las pesquisas de la Fiscalía Anticorrupción y de la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (UDEF) de la Policía Nacional. El antecedente de estas sospechas es el procesamiento del empresario Rolando González Treviño, el 30 de abril de 2014, ante la Corte Federal de San Antonio, Texas, en la que se declaró culpable después de llegar a un acuerdo con la fiscalía estadunidense, a cambio de una declaración. El testaferro reconoció haber movido mil 800 millones de pesos de caudales públicos del gobierno de Coahuila al sur de Texas, y los bloqueó ahí a través de la compra de radiodifusoras. En su declaración, señaló a Moreira como la cabeza de esa estructura de desfalco de la administración que Moreira encabezó de 2005 a 2011 (aunque pidió licencia poco antes para contender por la dirigencia del PRI). Las investigaciones arrojaron que durante su estancia en España, el también exgobernador de Coahuila tenía tres cuentas bancarias en las que figuraba como titular, que “han sido beneficiadas de transferencias de fondos procedentes de dos sociedades identificadas como Unipolares y Espectaculares del Norte y Negocios, Asesoría y Publicidad, así como de cuatro ingresos en efectivo y una transferencia de persona física adicional por 55 mil 458.26 euros”. “En total, se reporta que los fondos de los que ha sido beneficiario Moreira Valdés durante su estancia en España habrían ascendido a 199 mil 097 euros” (unos 4 millones de pesos), asienta el auto judicial del juez. Los procedimientos utilizados por Moreira para realizar estas transferencias bancarias serían propios de los delitos que le son investigados. De acuerdo con el texto judicial, la causa de Pedraz incluye diversos informes policiales, informes de posición y estados de cuentas corrientes y transferencias bancarias, y otros sobre la estructura de la organización, personas vinculadas, sociedad que la integra y la intercepción telefónica. Por ello, Pedraz citó a Moreira para que comparezca el viernes 22 a las 9:30 (hora de Madrid), en la que se prevé que la defensa encabezada por el jurista Manuel Ollé pida su libertad o que pueda seguir la etapa de instrucción en libertad, previo el pago de una fianza. A la defensa española de Moreira se sumó el jurista Víctor Olea, quien viajó desde México para integrarse al equipo que encabeza el abogado Manuel Ollé. Sin embargo, en contra está el criterio de la Fiscalía Anticorrupción, que desde el viernes se pronunció por pedir prisión sin fianza, advirtiendo del riesgo de fuga o de destrucción de pruebas. A petición de la fiscalía, el juez De la Mata argumentó su decisión de dictarle prisión al priista, porque el riesgo de fuga “se acentúa por la facilidad que tiene el investigado por sus recursos, medios económicos, vínculos con otros países y conexiones internacionales, de salir al extranjero y sustraerse así de la acción de la Justicia española”. También dictó la medida porque ante su “carencia de arraigo en España” y tener “intereses en distintos países”, se debía asegurar “que puedan llevarse a la práctica otras diligencias de investigación y puedan obtenerse otras pruebas que, (en) caso de estar en libertad, podrían ser eliminadas”. Moreira pasó este lunes su tercera noche en la prisión de Soto del Real, ubicada a 60 kilómetros de Madrid, donde fue conducido después de ser puesto a disposición judicial el viernes 15 por la tarde. Horas antes, a las 13:00, casi inmediatamente después de haber arribado de México, fue detenido en la sala del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, por órdenes de la Fiscalía Anticorrupción.

Comentarios