Detienen a mandos policiacos en Zamora y Ecuandureo por homicidio y secuestro

miércoles, 20 de enero de 2016
MORELIA, Mich. (apro).- Los directores de Seguridad Pública de los municipios de Zamora y Ecuandureo fueron detenidos por personal de la Unidad Especializada en el Combate al Secuestro (UECS) de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Michoacán, por su presunta responsabilidad en hechos delictuosos Jesús María Tiendo Espinoza, director de Seguridad en Zamora y Bernardo Gómez Ávila, en Ecuandureo, fueron detenidos en dos operativos implementados por personal de UECS. “Existen indicios que los vinculan con hechos violentos registrados en esa región del estado” indicó la Procuraduría General de Justicia de Michoacán en su cuenta de Twitter. Los jefes policiales arrestados son investigados por su presunta responsabilidad en diversos casos de homicidio y secuestro registrados en los últimos días en ambos municipios colindantes entre sí, indicó la Fiscalía michoacana, sin embargo las investigaciones aún continúan por lo que podrían ser consignados o liberados. Tiendo Espinoza tiene formación en el Ejército Mexicano donde alcanzó el rango de teniente coronel y con el que se retiró de esa institución. También fue director de Seguridad Pública de Zamora en el trienio del priista Pablo Gutiérrez, periodo en el que se recibieron muchas quejas por presunto abuso de autoridad. De hecho, en 2007 estuvo sujeto a proceso penal bajo el expediente 139/2007, por el delito de abuso de autoridad, ante el juzgado Segundo Penal de Zamora. Incluso dentro del expediente, el cual es público en el portal del Poder Judicial de Michoacán, se establece que el 12 de junio de 2007, Tienda Espinoza realizó un pago parcial por la reparación del daño, aunque no especifica mayores datos. Una fuente de la Fiscalía dijo que ambos funcionarios también son investigados por la supuesta protección que brindaban a narcotraficantes de la banda de los Caballeros Templarios. En los primeros 19 días de 2016, en Michoacán se han registrado 49 homicidios, de los cuales seis han ocurrido en Ecuandureo y ocho en Zamora. Los Caballeros Templarios mantienen una lucha por el control de la producción y tráfico de drogas con los cárteles de los Guerrero, Jalisco Nueva Generación, la Familia, los Viagras y H-3, entre otros. En el último bimestre de 2015, el gobierno mexicano envió a Michoacán a grupos de militares y de la Gendarmería Nacional para asumir la seguridad de distintas ciudades, ante la ola de violencia generada por los cárteles de la droga.