KIA se instaló indebidamente en zona inundable: gobierno de El Bronco

viernes, 22 de enero de 2016 · 21:46
MONTERREY, NL (apro).- La empresa KIA, que fabricará automotores en la entidad, fue edificada sobre un “terreno inelegible”, ubicado en el centro de una hondonada, por lo que necesita la construcción de un drenaje especial para eludir los peligros de una inundación en tiempo de lluvias, alertó Gregorio Canales Ramírez, subsecretario de Energía estatal. El funcionario adscrito a la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedec) estatal, quien en la actual administración se encarga de llevar el caso de la instalación de la firma surcoreana, precisó que el área donde fue levantada la nave, en el municipio de Pesquería, es inadecuada para recibir una edificación de estas características, por lo que no se explica por qué la designó el anterior gobierno del priista Rodrigo Medina. “Se está haciendo un sistema de drenaje pluvial que va a servir en los meses en donde hay mucha lluvia en Nuevo León. Curiosamente, no sabemos por qué la administración anterior ofreció ese terreno a KIA, porque ese terreno tiene la forma de un plato, en donde, si no tienes un sistema de drenaje, se inunda. Requiere un sistema de drenaje en el que estamos trabajando”, detalló. “El terreno tenía todas las razones por las cuáles no era un terreno elegible para tener una planta de esta naturaleza. Sin embargo, llegó ahí. ¿Por qué razón? No sabemos. ¿Quién se benefició de eso? No sabemos. Evidentemente, no era el mejor lugar para poner la planta, definitivamente. Pero, bueno, ya está ahí”, dijo Canales. Las condiciones del terreno, asignado en la gestión de Medina de la Cruz, provocaron que se incrementaran considerablemente los costos de construcción de drenaje que aportó el gobierno del estado y que ya fueron saldados, confirmó Canales Ramírez. “Sí se incrementa (el costo) tremendamente, porque tienes que hacer rellenos y plataformas que, a lo mejor, en otras circunstancias no hubieran sido necesarios. En el sexenio pasado ya las pagaron (las obras). Casi todo lo que se hizo en ese terreno y ciertas plataformas, porque ni siquiera las hicieron todas, ya están terminadas. Ya están las instalaciones y la planta. Falta el drenaje pluvial”, explicó Canales Ramírez, quien inició el sexenio como secretario técnico de la Secretaría de Desarrollo Económico. También precisó que el terreno, en este municipio rural ubicado 30 kilómetros al nororiente de la capital, tiene por debajo un gasoducto que debe ser desviado para el buen funcionamiento de la planta. “Ahorita lo que buscamos es terminar la desviación del gasoducto y estamos por concluirlo. Y junto a eso tenemos que hacer las obras del drenaje pluvial, para asegurarnos de que no vaya a tener problemas de inundaciones eventualmente”, dijo. Cuando los actuales funcionarios recibieron los documentos sobre las obras de la empresa, encontraron que ni siquiera habían empezado los trabajos de la remoción de la tubería de gas, que debió haber sido concluida en septiembre de 2014. Ante las evidentes demoras, el gobernador Jaime Rodríguez Calderón dio la orden de generar un grupo intersecretarial que analizara la situación y se avocara a reponerse del atraso, señaló. Cuando El Bronco llegó a la gubernatura, el 4 de octubre anterior, las obras en KIA, en su mayoría, reportaban nueve meses de retraso. En algunos casos había demoras hasta de un año, aclaró. Canales explicó que, en avances de los trabajos, KIA ya tiene creado 90% de su infraestructura. Más aún, el gobierno estatal ya instaló 70% del total de los servicios, y confía en terminarlos a tiempo. La planta en Pesquería ya tiene conectados 70 mva (miles de voltioamperios) de potencia de energía eléctrica. Pero la demanda para la producción requiere los 140 mva, por lo que los especialistas ya trabajan para satisfacer los requerimientos de la factoría, mencionó el subsecretario. De acuerdo con el calendario del gobierno estatal, la primera planta de KIA en México planea abrir en el mes de mayo con un turno laboral de ocho horas; en febrero de 2017 trabajará con dos turnos, y en el 2018 con tres. En ese año, cuando esté a su máxima capacidad, la empresa espera producir 300 mil unidades. La mayoría de estos vehículos serán comercializados en el mercado de Estados Unidos. Por ello los directivos de la empresa asiática están optimistas. Ya fabricaron los primeros automotores de prueba, por lo que se encuentran a punto de iniciar operaciones. El subsecretario señaló que carece de información oficial sobre la versión que ha circulado en columnas sobre una posible salida de KIA de Nuevo León, por desavenencias con el gobierno estatal. La empresa tampoco les ha notificado nada de esa especie. Los terrenos sobre los que fue construido KIA han estado en medio de la polémica debido a que se señaló que Rodrigo Medina participó en su venta, a través de un intermediario, en una transacción que habría costado al gobierno del estado hasta 840 millones de pesos. La nivelación del predio fue comisionada a un amigo de Humberto Medina Ainslie, padre del entonces gobernador Rodrigo Medina, en un trabajo por el que fueron erogados unos mil 600 millones de pesos, de acuerdo con reportes de prensa. “Regaló” Medina 20 mdp para espuela de ferrocarril Además de este problema logístico que debe resolverse con el drenaje, la actual administración se encuentra en negociaciones con la empresa, que necesita la construcción de una espuela de ferrocarril, que tiene un costo de unos 20 millones de dólares. El subsecretario de Energía señaló que la administración de Medina regaló, indebidamente, la construcción del ramal a KIA, un acuerdo que el gobierno de Rodríguez está legalmente imposibilitado de cumplir. “El tema para nosotros es bastante complejo. Porque es realizar una licitación para una obra pública, con dinero público, en un terreno privado para uso privado. Simple y sencillamente la reglamentación y ley interna del estado nos impiden hacer eso”, atajó. Canales Ramírez se dijo desconcertado por la decisión del gobierno de regalar esa obra. “¿Cómo lo prometieron en el sexenio pasado? ¿Cómo pensaban hacerlo? La verdad es que no tenemos idea. Es quizás, el tema más ríspido porque se complica cómo hacerlo. (…) Estamos hablando de unos 20 millones de dólares. No es poca monta”, dijo. La construcción de una espuela significa extraer, de la vía primaria del ferrocarril que cruza cerca de la planta, un ramal de unos dos kilómetros de extensión, donde la empresa pueda cargar y descargar sus propios vagones. La manera en que el gobierno de El Bronco pretende resolver el problema es mediante la invitación a las empresas Ferromex y Kansas City Southern, para que ejecuten la obra a cambio del contrato del transporte de los productos de KIA a Estados Unidos. Por último, dijo que prácticamente toda la infraestructura será concluida en mayo y no hay retrasos críticos que comprometan la apertura de la planta. El único inconveniente, hasta ahora, es la construcción de la espuela. “Aunque consideramos que la espuela de ferrocarril es un elemento importante para la operación de KIA, estamos buscando la manera de cómo subsanar esa promesa que se hizo con mucha irresponsabilidad de parte del gobierno anterior, porque no considera ese tipo de reglamentaciones y leyes que nosotros, como funcionarios públicos, tenemos que respetar”, remató.