Renuncia secretaria de Salud de Morelos tras presunta discusión con esposa de Graco

viernes, 22 de enero de 2016
CUERNAVACA, Mor. (apro).- Vesta Richardson López Collada presentó al gobernador de Morelos, Graco Ramírez, su renuncia como secretaria de Salud con el argumento de que tiene “asuntos familiares importantes que atender”. La doctora publicó su carta de renuncia en su cuenta de Twitter desde ayer por la mañana. Minutos más tarde, el mandatario estatal le respondió también por la misma red social: “Reconozco compromiso y trabajo de tres años, por los logros alcanzados a favor de la gente y por ese equipo que sigue”. La renuncia de López Collada resulta sorpresiva y distinta a como se han dado los relevos en el gabinete de Ramírez Garrido Abreu, ya que todos han sido prácticamente planeados y “tersos”. No obstante, el camino que tomó Vesta Richardson, fue una especie de exabrupto. De acuerdo con fuentes del gobierno morelense, hace unos días hubo una fuerte discusión entre la ahora exsecretaria y la presidenta del DIF y esposa del gobernador, Elena Cepeda de León. En su renuncia, la hoy exfuncionaria se refirió a Graco Ramírez como “mi querido gobernador”. Además, le agradeció la oportunidad que le dio para trabajar por la salud de los morelenses y la confianza durante tres años. “Me voy muy orgullosa de los logros obtenidos por los equipos de trabajo en los cinco organismos sectorizados a esta dependencia: El DIF, Servicios de Salud de Morelos, el Hospital del Niño y el Adolescente Morelense, el Seguro Popular y la Comisión Estatal de Arbitraje Médico”, escribió. Tras enumerar los avances que Morelos ha tenido en materia de Salud, Vesta Richardson le dijo al gobernador: “Tu mejor que nadie haz reconocido estos logros y creo que te debes sentir muy orgulloso del equipo de salud que has formado y fortalecido. Gente preparada, trabajadora y comprometida, con un sentido de misión muy claro”. De acuerdo con la exfuncionaria, Morelos es “ejemplo nacional” por los avances en temas relevantes como mortalidad materna e infantil, cáncer de mama y cervico-uterino, suicidio, dengue, embarazo adolescente, así como en la licenciatura en Salud Reproductiva y Partería, capacitación del personal de salud, prestaciones de ley a todos los trabajadores de salud, CRUM (Centro Regulador de Urgencias Médicas), Red de Municipios Saludables y Red Estatal de Salud Mental”. En la misiva también resaltó que se lograron 24 acreditaciones por parte de la Dirección General de Calidad y Educación en Salud de la Federación para la atención en hospitales y clínicas del sector público estatal de los principales tipos de cánceres, manejo de hepatitis C, emergencia obstetricia y atención oftalmológica. Incluso, resaltó que el Hospital del Niño y el Adolescente Morelense obtuvo tres de esas acreditaciones. La exsecretaria añadió que los centros de salud de Morelos se fortalecieron con platillas médicas, equipo, medicamentos y material de curación. “Se dignificó la infraestructura de todos los hospitales y de la mitad de los centros de salud. Se consiguió la aprobación y el financiamiento federal para sustituir el Hospital General de Axochiapan”, dijo. Por último, Vesta Richardson aseguró: “Sé que mis equipos de trabajo continuarán con su labor en sus respectivas ‘trincheras’ y que cada día lo invertirán en el objetivo inicial que nos planteamos juntos para todos los morelenses: servicios de salud organizados, eficientes y con corazón”. ¿Quién es Vesta? Secretaria de Salud desde el inicio del sexenio estatal, Vesta Louise Richarson López Collada es hermana del exgobernador de Nuevo México, Estados Unidos, Bill Richardson. Su madre es ciudadana mexicana. Ella nació en Pasadena, California, pero realizó sus estudios como cirujana en la Universidad La Salle en México. Se especializó en pediatría en la Universidad de París-Nord, Francia, e hizo su residencia en la Universidad de Boston. En 1994, en las postrimerías del gobierno del priista Antonio Riva Palacio López, fundó el Hospital del Niño Morelense, en Cuernavaca. El 18 de abril de 1996 fue secuestrada por cuatro días, según narró el propio Bill Richardson en su libro autobiográfico. Fue liberada tras el pago de un rescate. Eran tiempos del gobernador Jorge Carrillo Olea, en el que las bandas de secuestradores sentaron sus reales en la entidad. La pediatra fungió como directora del Hospital del Niño durante otro sexenio más. El 1º de octubre de 2012, Graco Ramírez la nombró secretaria de Salud. Este viernes 22, a las siete de la mañana, a través de su cuenta de Twitter, Vesta Richardson anunció su renuncia al cargo, apenas unos días después de una fuerte discusión con la esposa del gobernador. Denuncias de desfalco Pero la extitular de la Secretaría de Salud no se va limpia del gobierno de Morelos. Y es que está involucrada en una denuncia que la Coordinadora Morelense de Movimientos Ciudadanos presentó ante la Procuraduría General de la República (PGR), contra el gobernador Graco Ramírez por un presunto desvío de recursos en la dependencia a su cargo. La demanda involucra un monto superior a los 570 millones de pesos, a través de la presunta subrogación de diversos servicios a empresas, así como la venta de equipo que supuestamente ya no necesitaba a empresas privadas, para luego subcontratar la prestación de servicios de análisis y estudios clínicos. En junio de 2015, la Coordinadora presentó documentos en los que se establecía un flujo de recursos en equipo del ámbito público, de clínicas y servicios de salud públicos a empresas privadas. Los posibles responsables en la investigación de la PGR son la propia Vesta Richarson, la directora de los Servicios de Salud Ángela Patricia Mora González y otros funcionarios de la institución como Andrik Ruiz de Chávez, Hilario Ortiz Gómez, Rogelio Maurice Castillo Ledoux, Miguen Ángel Brito Gómez y Rodolfo Manuel Mejía López. Esa denuncia fue la segunda que hasta ahora ha presentado la Coordinadora ante la PGR contra Graco Ramírez y otros funcionarios. La primera ocurrió unos meses antes, por la aplicación de los recursos del crédito de 2 mil 806 millones de pesos, aprobado por el Congreso local en 2013 y del que se habrían desviado hasta 600 millones para pagar obras públicas de anteriores administraciones y el gasto corriente de educación. En días pasados, apro publicó que del crédito de los casi 3 mil millones de pesos, el gobernador destinó más de 500 millones para la remodelación desde sus cimientos del estadio Agustín Coruco Díaz, pese a que la obra no se licitó, sino que fue asignada por “adjudicación directa” a la empresa AyPP, propiedad de Armando Prida Huerta, consuegro de Graco Ramírez.

Comentarios