Denuncia HRW 'gravísimas” violaciones a derechos humanos en gobierno de Peña Nieto

miércoles, 27 de enero de 2016
Washington (apro).- En el gobierno de Enrique Peña Nieto se han cometido “gravísimas” violaciones a los derechos humanos en México, con el atenuante de índices “alarmantes” de impunidad, denunció la organización internacional Human Rights Watch (HRW). Al hablar de la situación de América Latina en su informe anual correspondiente a 2015, la agrupación defensora de las garantías individuales en el mundo destacó particularmente la crisis en materia de derechos humanos que se vive en México. José Miguel Vivanco, director para las Américas de HRW, categorizó en dos casilleros la realidad de los derechos humanos en América Latina: los “dramáticos” y el ejemplo de “progresos”. Al iniciar su conferencia de prensa para dar a conocer el informe anual, aunque evitó establecer un escalafón de ejemplo de lo peor o lo mejor, Vivanco arrancó con México para destacar situaciones dramáticas en la región. “No puedo ignorar la situación de derechos humanos que aflige a México, un país que ha sufrido gravísimas violaciones a derechos humanos, especialmente en el contexto de la lucha contra las drogas”, declaró el funcionario de HRW. Como lo ha hecho desde que arrancó el sexenio de Peña Nieto, la agrupación internacional destacó que las ejecuciones extrajudiciales a manos de las fuerzas de seguridad, la desaparición de personas y el secuestro y tortura se mantienen como las prácticas más recurrentes de violación a las garantías individuales. “Y sobre todo con unos índices de impunidad realmente alarmantes. El caso de los 43 estudiantes (de Ayotzinapa) desaparecidos es, creo, un ejemplo de la gravedad de la situación que afecta a México y sobre todo de la falta de competencias por parte de las autoridades internas para garantizar investigaciones profesionales serias”. Sobre el caso Ayotzinapa, HRM destacó que ante la incompetencia del gobierno mexicano y su falta de credibilidad en la investigación, se tuvo que recurrir el Grupo de Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Del GIEI, Vivanco resaltó su aportación para intentar esclarecer el misterio del paradero de los normalistas guerrerenses ante la falta de credibilidad en las investigaciones por parte del gobierno de Peña Nieto. “No hemos hasta ahora podido constatar una voluntad seria o un cambio de política por parte del gobierno del presidente Peña Nieto para abordar las enormes dificultades que enfrenta México en materia de derechos humanos”, añadió. El director para las Américas también lamentó que algunos “columnistas” del periodismo mexicano hayan utilizado sus espacios en algunos periódicos de circulación nacional para descalificar a los integrantes del GIEI que investigan el caso Ayotzinapa. “Lamentablemente algunos columnistas enarbolan la bandera del nacionalismo para criticar al GIEI”, destacó Vivanco en la conferencia de prensa. El informe de la agrupación, que dedica nueve páginas al capítulo de México, insiste en que el gobierno de Peña Nieto ha logrado muy pocos avances en el juzgamiento de los responsables de violaciones a los derechos humanos, pero sobre todo de los que cometieron los soldados y policías en el sexenio del expresidente Felipe Calderón durante la guerra contra el narcotráfico. “México ha empleado fuertemente a las fuerzas armadas en la lucha contra la violencia vinculada al narcotráfico y la delincuencia organizada, y los militares han cometido en sus operaciones numerosas violaciones de derechos humanos”, se lee en el informe anual de HRW. Y como ejemplo de la impunidad en el gobierno de Peña Nieto para con los elementos de las fuerzas de seguridad del Estado, en especial a los de las fuerzas armadas, el reporte denuncia: “Al momento de la preparación de este informe, ningún militar había sido condenado en relación con el asesinato de 22 civiles por soldados en Tlatlaya, Estado de México, en noviembre de 2014”. La crisis de derechos humanos en México, como lo estipula HRW en su reporte, resalta las violaciones constantes de derechos humanos, los agravios a la población civil con desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales y tortura por parte de un sistema judicial penal incompetente, además de la aplicación ineficaz de la ley que originó el surgimiento de grupos de autodefensa. También destaca los ataques a los periodistas y defensores de derechos humanos, los que sufren las mujeres y los niños, o aquellos por causas de orientación sexual y género y por discapacidades fisicas. “México sigue siendo un país de retroceso, de soluciones de atajo, de parche”, sostuvo Vivanco al caracterizar la crisis de derechos humanos mexicana y las soluciones que a esto intenta darle el gobierno de Peña.

Comentarios