Profepa minimiza impacto en Tajamar en favor de inmobiliarias: ambientalistas

viernes, 29 de enero de 2016
MÉXICO, DF (apro).- Organizaciones ambientalistas lamentaron hoy los intentos del gobierno federal para minimizar los impactos ambientales que generó el Fondo Nacional de Turismo (Fonatur) al realizar operaciones de chapeo y desmonte en el manglar Tajamar, cerca de Cancún, para erigir ahí un proyecto inmobiliario. El jueves pasado la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) concluyó de su visita en el lugar –10 días después de las operaciones de Fonatur—que las obras “no constituyen un caso de ecocidio ni de devastación ambiental” ya que el manglar no estaba protegido por los convenios internacionales y que el Fonatur contaba con los permisos de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) para hacerlas. Estos permisos para el proyecto Malecón Tajamar Cancún fueron otorgados entre el 28 de julio de 2005 y el 11 de febrero de 2009, resaltó el procurador ambiental –y expresidente de la Cámara de Diputados entre 2004 y 2011—Guillermo Haro Bélchez, al precisar que son falsos los señalamientos sobre el supuesto carácter fraudulento de estos permisos. “La lentitud con la que han actuado las autoridades permitió que se concretaran daños a la flora y fauna del sitio bajo el amparo de un permiso otorgado hace una década, tiempo en el que el manglar y las especies que en él habitan siguieron desarrollándose, reproduciéndose, creciendo y migrando, por lo que es ridículo que se intente justificar el daño al sitio pretendiendo que se mantiene igual que hace 10 años, como si el manglar se hubiera congelado en el tiempo esperando a que se iniciaran las obra”, denunciaron las organizaciones. Exhiben daños Asimismo, los ambientalistas publicaron hoy nuevas fotografías de los daños al ecosistema del manglar Tajamar, en reacción a “los esfuerzos de Profepa para deslegitimar los esfuerzos ciudadanos para defender el medio ambiente y justifica los daños a la flora y fauna en Tajamar señalando la falsedad de algunas imágenes que han circulado en redes sociales”. En su presentación del jueves la Profepa demostró que tres de las fotografías que circularon en Internet fueron tomadas en lugares, fechas y circunstancias ajenos al manglar Tajamar. Más tarde, la institución publicó en su cuenta de Twitter: “Fotografías con daño a fauna en redes sociales presentadas en algunos medios de comunicación o páginas son FALSAS (sic)”. Lo anterior no bastó para convencer a los usuarios que comentaron la publicación de la Profepa. “Pos así como sus permisos y declaraciones no? Hay imágenes reales del ecocidio no se hagan tarugos”, protestó uno; “No son falsas las imágenes, pasas por la zona y huele a animal muerto!! Corruptos!! Hagan su trabajo y no oculten información”, lanzó otro. En su comunicado, las organizaciones plantearon que “existen imágenes fidedignas de la destrucción de la zona que la Profepa no pudo constatar debido a que realizó sus inspecciones 10 días después de que sucedió el desmonte”. En su conferencia de ayer, Haro subrayó que “las acciones de chapeo y desmonte realizadas por Fonatur se hicieron con base en los protocolos correspondientes”, tal como lo sostuvo Manuel Mercado Bejar, director jurídico del Fonatur, el lunes pasado. Ese día, sin embargo, el funcionario reconoció que la entrada de maquinarias a tempranas horas de la madrugada, con un fuerte respaldo policiaco no formaba parte del protocolo. Y aseveró que, por cumplir con las normas y contar con los permisos, el “desarrollo” de la zona continuará. “El caso de Tajamar en Cancún es solo un ejemplo de una política sistemática de las autoridades –sin importar el partido político-- para fomentar un modelo de turismo depredador a nivel nacional que no debe seguir avanzando, pero el mensaje que la Profepa está enviando a las inmobiliarias es que las normas pueden matizarse o eludirse sin castigo”, deploraron las organizaciones.

Comentarios