Reaparece Ángel Aguirre y exige esclarecimiento del caso Ayotzinapa

lunes, 10 de octubre de 2016
CHILPANCINGO. Gro., (apro).- A dos años de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, el exgobernador Ángel Aguirre Rivero reapareció ayer públicamente en el puerto de Acapulco, donde sostuvo un encuentro con perredistas. Luego que se demostró públicamente que durante su gobierno no fue ajeno a la infiltración del narco en la estructura gubernamental y de que impulsara la candidatura del exalcalde perredista de Iguala, José Luis Abarca Velázquez, el exmandatario exigió el esclarecimiento pleno del caso Ayotzinapa. Entrevistado por reporteros, Aguirre advirtió que se va a reincorporar plenamente a las actividades de tipo político con el propósito de participar “de manera modesta” en el próximo proceso electoral de 2018 y promovió la candidatura de su hijo, Ángel Aguirre Herrera para la alcaldía de Acapulco por el PRD. Aguirre dijo lo anterior luego de desayunar en un restaurante de la avenida costera Miguel Alemán del puerto con miembros de la corriente que fundó al interior del PRD denominada Izquierda Progresista de Guerrero (IPG), funcionarios municipales de la administración del actual alcalde perredista Evodio Velázquez Aguirre y el senador postulado por el sol azteca y ahora priista Sofío Ramírez Hernández. En octubre de 2014, Aguirre solicitó licencia para separarse del cargo como gobernador constitucional, tras la cacería contra normalistas de Ayotzinpa desatada el 26 y 27 de septiembre de ese año. En febrero de 2015, renunció a su efímera militancia en el PRD y hasta la fecha sigue impune a pesar de la responsabilidad que tenía en el momento de la tragedia de Iguala. “Nunca me he ido, la verdad es que he venido con frecuencia al estado, siempre lo hago de manera prudente”, expresó el exgobernador, quien dijo que actualmente radica en una de sus propiedades de la Ciudad de México y remató: “un político no se retira hasta que se muere”. Adelantó que a partir de ahora estará con mayor periodicidad en la entidad con el propósito de “ayudar y no confrontar”, y llenó de elogios al gobernador priista Héctor Astudillo Flores, quien, dijo, es su amigo, así como el recién nombrado subsecretario de Gobernación y exgobernador de Guerrero, René Juárez Cisneros. “No se olviden que tengo una militancia de 35 años en el PRI y después encabecé una coalición de izquierda que fue triunfadora, y que en el último momento se unió el PAN. No me siento etiquetado”, expresó Aguirre, cuya administración se caracterizó por escándalos de corrupción, nepotismo y narcoviolencia que alcanzaron su máximo nivel de expresión con el caso Ayotzinapa. Actualmente, el gobernador Astudillo no ha hecho nada para sancionar a exfuncionarios de la administración de Aguirre Rivero y Rogelio Ortega, a pesar del desvío millonario de recursos públicos exhibidos por investigaciones de la Procuraduría General de la República (PGR), y auditorias federales, principalmente en el tema de seguridad y el ramo de la construcción, donde ambos exmandatarios adjudicaron contratos manera irregular para beneficiar a amigos y familiares.

Comentarios