Obligación del Estado, otorgar garantías a periodistas: Peña Nieto

viernes, 14 de octubre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El presidente Enrique Peña Nieto admitió que pese a los esfuerzos realizados, "hay crímenes contra periodistas que aún debemos resolver" y para ello es necesaria una mayor coordinación entre las autoridades federales y de los estados para que éstas también hagan su labor. Señaló que es una obligación de todo Estado democrático otorgar garantías para el ejercicio de la profesión periodística, especialmente ante las amenazas del crimen organizado las cuales, además, "nos dañan como sociedad". Indicó que uno de los efectos de la crisis de seguridad surgida en el sexenio anterior fue el incremento en las amenazas contra la libertad de expresión. Y aunque ello derivó en la creación de instancias para proteger el ejercicio de los comunicadores y de los defensores de derechos humanos, Peña Nieto ofreció hacer los ajustes y cambios necesarios para que den mejores resultados. En específico, nombró el Mecanismo para la Protección de Defensores de Derechos Humanos y Periodistas y de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos contra la Libertad de Expresión. Al inaugurar una reunión de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), el mandatario estableció, además, que la libertad de expresión y de prensa es el instrumento más poderoso contra el autoritarismo. En su discurso, el presidente habló del rol que hoy juegan las redes sociales y en general las nuevas tecnologías de la información y a través de las cuales, "cada vez más personas se informan, debaten y forman opinión". Según sus datos, entre 2012 y el año pasado, ha crecido en 50 por ciento el número de usuarios de Internet, para ser ya 60 millones de personas. El presidente Enrique Peña Nieto afirmó que los medios digitales y las redes sociales representan una buena plataforma para manifestar y denunciar lo que no funciona. Sin embargo, dijo que a través de esas plataformas se generan expectativas rápidas en la sociedad que, al no cumplirse de forma inmediata, "a menudo producen frustración, desencanto con la democracia y pesimismo", admitió el presidente Enrique Peña Nieto. Añadió que es una sensación que existe en muchas sociedades y que suele ser "tierra fértil para la demagogia" y que abre la puerta para "soluciones mágicas o promesas irrealizables". Y alertó del riesgo que existe de que "en afán de salidas rápidas, las sociedades opten por salidas falsas. Donde se impone la demagogia, lejos del cambio anhelado se encuentra división y retroceso". Pero ante este escenario, dijo que los gobiernos democráticos tienen el reto de mejorar sus formas de interactuar y dialogar con la sociedad para explicar de manera convincente y sumar esfuerzos para superar desafíos. "Los retos de la democracia sólo se pueden superar con más democracia, apertura, rendición de cuentas" y otorgando mayor poder a la gente para la solución de los problemas, subrayó.

Comentarios