Detienen a otro de los presuntos asesinos de dos sacerdotes en Veracruz

miércoles, 26 de octubre de 2016
XALAPA, Ver. (apro).- Fue detenido en Querétaro otro de los presuntos autores del plagio y homicidio de los sacerdotes Alejo Nabor Jiménez Suárez y José Alfredo Suárez de la Cruz ocurrió el mes pasado; se trata de óscar Bonifacio “N”, informó la Fiscalía General de Veracruz. La detención del segundo involucrado en este doble homicidio ocurrido el 18 de septiembre pasado en el municipio de Poza Rica y que desató la condena e irritación de la grey católica fue dado a conocer a través de un comunicado. La detención, indicó, se realizó en la ciudad de Querétaro como resultado de los oficios de colaboración enviados a todas las fiscalías y procuradurías del país, con base en la orden de aprehensión emitida por el Juez de Control del Distrito Judicial de Poza Rica. "Una vez teniendo conocimiento de la probable ubicación de Óscar Bonifacio “N” con base en el seguimiento permanente de los objetivos que hacen los agentes ministeriales en esta indagatoria, un equipo especial de detectives asignados a la delegación zona norte Tuxpan, se trasladó a la ciudad de Querétaro, en un operativo de ocho días para dar cumplimiento al mandamiento judicial en su contra", se detalla en el texto. La Fiscalía recordó que una tercera persona que pudo escapar de los asesinos de los curas fue localizada con vida por elementos de la Fuerza Civil de Veracruz y puesta a resguardo de las autoridades. "A partir de esa fecha, fueron identificados los probables responsables y solicitadas las respectivas órdenes de aprehensión que, dada la suficiencia y contundencia de los datos de prueba aportados por el fiscal investigador, fueron obsequiadas por el Juez de Control, hasta su cumplimiento este día", señala la fiscalía en el texto. En septiembre pasado, los integrantes de la iglesia católica, Nabor Jiménez y Alfredo Suarez se encontraban ingiriendo bebidas alcohólicas con sus victimarios, según la Fiscalía de Veracruz y su titular, Luis Ángel Bravo, la convivencia se "salió de control" y se "tornó violenta", razón por la que el cura y el vicario fueron secuestrados y un día después encontrados asesinados en un paraje carretero conocido como "La Curva del Diablo". En aquella noche de septiembre, los presuntos asesinos extrajeron de la iglesia Nuestra Señora de Fátima dos camionetas, una RAM y una Lancer, propiedad de la diócesis de Poza Rica.