Guillermo Padrés declara ante juez en reclusorio

jueves, 10 de noviembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Después de la escenografía mediática que armó por la mañana, el exgobernador de Sonora por el PAN, Guillermo Padrés Elías, rindió su declaración preparatoria ante el juez Décimo Segundo de Distrito de Procesos Penales en la Ciudad de México, quien a más tardar el próximo miércoles 16 decidirá si le dicta auto de formal prisión. Padrés compareció ante el juzgador luego de que en una entrevista radiofónica anunció que acudiría voluntariamente al juzgado bajo el argumento de que era un “perseguido político”. A la salida de Radio Fórmula, elementos de la Marina ya lo esperaban y lo trasladaron al Reclusorio Oriente, donde se armó otro sainete con agentes de la Procuraduría General de la República (PGR). El exgobernador, quien desde mediados de octubre estaba en condición de prófugo, llegó al juzgado parapetado en 28 amparos que gestionó su defensa, encabezada por el exprocurador general de la República, el también panista Antonio Lozano Gracia. Sin embargo, mientras se decide su situación jurídica permanecerá en el reclusorio. Su hijo, Guillermo Padrés Dagnino, quien trabaja en el despacho de Lozano Gracia, también fue detenido por la PGR, luego de que dejó al exmandatario en la puerta del Reclusorio Oriente. Apenas se despidió de su papá, elementos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la PGR le mostraron una orden de aprehensión como presunto responsable de los delitos de defraudación fiscal y lavado de dinero. De inmediato fue subido a un vehículo de la Procuraduría y presentado ante el juez Cuarto de Distrito de Proceso Penales de Toluca, Estado de México, el mismo que libró la orden de aprehensión en su contra. En la causa penal 55/2016, la PGR acusa al exgobernador de Sonora de los delitos de defraudación fiscal equiparada y operaciones con recursos de procedencia ilícita. Para el primer caso, se le responsabiliza de presentar ingresos acumulables menores a los realmente obtenidos, en sus declaraciones fiscales. La segunda acusación es por la supuesta transferencia de recursos del extranjero al país, con el conocimiento de que procedían de una actividad ilícita o que representaban el producto de una actividad ilegal. En esa acusación también se le responsabiliza de haber ocultado el origen y destino de los recursos; así como ocultar la propiedad de los mismos. Uno de los amparos que promovió fue ante el Juzgado Décimo Cuarto de Distrito de Amparo en Materia Penal en la Ciudad de México para evitar el traslado e internamiento en un centro penitenciario fuera de la Ciudad de México. Con la suspensión provisional logró que se le llevara al Juzgado Décimo Segundo de Distrito de Procesos Penales, en el Reclusorio Oriente, donde quedó detenido en el área de medidas cautelares.