Exigen familiares de víctimas renuncia del presidente de la CEAV

lunes, 14 de noviembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Organizaciones de familiares de desaparecidos exigieron la renuncia de Julio Hernández Barros, titular de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), luego de considerar que carece de las capacidades adecuadas para ejercer esa función. Los quejosos denunciaron en un comunicado que Hernández Barros se ha caracterizado por un “uso cínico, abusivo y desvergonzado del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD), al que –se lo decimos con toda claridad– nunca representó como mentirosamente se ha empeñado en repetir. Ese cinismo y esa falta de trayectoria y de tradición en la defensa de los derechos de las víctimas se han acentuado desde que asumió la presidencia de la CEAV”. Lo anterior, advirtieron, ha derivado en una atención incorrecta al sustituir el derecho a la verdad y a la justicia por indemnizaciones, “como si el sufrimiento y los derechos de las víctimas pudieran comprarse.” También acusaron que el actual presidente de la CEAV ha mantenido hasta ahora una agenda de autopromoción, mas no de atención a las víctimas. “La opacidad y la discrecionalidad, que ha sido el sello de su vida en esa institución, lo han llevado a eludir sus obligaciones constitucionales con respecto a las víctimas y lo han convertido en una pieza de la simulación gubernamental”, fustigaron. También alertaron que su permanencia al frente del organismo evita “el correcto cumplimiento de la agenda de demandas que las víctimas presentamos en el marco de las reformas a la Ley General de Víctimas que discute el Congreso de la Unión”. Entre las organizaciones que suscriben el posicionamiento, destacan el propio MPJD, que encabeza el poeta Javier Sicilia, así como el Centro de Derechos Humanos Fray Juan de Larios, Ciencia Forense Ciudadana, Colectivo Acciones por la Paz, Colectivo Buscando a Nuestros Hijos, Colectivo de Familias de Desaparecidos Orizaba-Córdoba y Comité de Familiares de Personas Detenidas Desaparecidas.

Comentarios