Reciben correctivos violentos 6 de cada 10 niños en México: Unicef  

miércoles, 16 de noviembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En México, seis de cada 10 niños de entre uno y 14 años han experimentado al menos un método de disciplina violenta, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Niñas, Niños y Mujeres (ENIM) 2015. Según la representación del Fondo para la Infancia de las Naciones Unidas (Unicef), la violencia contra los menores muchas veces se justifica “en la tradición o es entendida como una medida disciplinaria”. Ante ello, agregó que México está en un “momento propicio para acelerar las acciones de prevención y respuesta ante la violencia contra la niñez y la adolescencia”. Y es que, dijo en un comunicado, tiene mecanismos como la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, y las Procuradurías de Protección de la Niñez a nivel federal y local para combatir la violencia en su contra. Además, es parte de la Alianza Global para poner fin a la Violencia contra los Niños, Niñas y Adolescentes, con la que tiene la oportunidad de “establecer soluciones multidisciplinarias que involucren actores clave de gobierno, sociedad civil, sector privado, academia, niños, niñas y adolescentes, entre otros”. No obstante, la Unicef México dijo que el gobierno debe crear las condiciones necesarias para que éstas leyes y mecanismos impacto en la realidad cotidiana. “El desafío para que las nuevas Procuradurías de Protección de la Niñez puedan garantizar la protección y restitución de derechos de manera integral estriba en dotarlas de un presupuesto suficiente, con los recursos materiales y humanos necesarios, así como la capacitación y todo el apoyo del Estado para que tengan capacidad de respuesta”, dijo Christian Skoog, representante de UNICEF en México durante un conversatorio desarrollado por el organismo. De acuerdo con la Unicef, un primer paso para eliminar la violencia en los hogares es transformar las percepciones y patrones de crianza de las familias y las comunidades con la intención de promover valores no violentos, eliminar cualquier justificación y promover la participación de todos los sectores para prevenirla y sancionarla. “Mientras se siga tolerando y no se condene el hecho de que se golpeé o maltrate verbalmente a un niño o una niña, el esquema seguirá reproduciéndose”, añadió Christian Skoog.