Arquidiócesis urge medidas para atender 'deportación masiva” anunciada por Trump

lunes, 21 de noviembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La arquidiócesis primada de México pidió al gobierno mexicano y a todos los sectores de la población implementar urgentes medidas para atender la deportación masiva que emprenderá Donald Trump, presidente electo de Estados Unidos, en contra de los ciudadanos mexicanos que residen ilegalmente en ese país. A través de su semanario Desde la fe, la arquidiócesis señala que las acciones de Trump, tan sólo en los primeros 100 días de su administración, “irán encaminadas a endurecer las políticas migratorias, deportando a cientos de miles de personas que tengan antecedentes penales”. La arquidiócesis agrega que con las deportaciones –a decir del mismo presidente electo– se estará “purificando” a Estados Unidos de los “elementos indeseables”, muchos de los cuales son mexicanos. En el editorial de su número de esta semana, titulado “¿Qué vamos a hacer?”, el semanario indica que la propuesta de Trump ya está siendo “aprovechada por grupos racistas para incitar el odio contra las minorías, especialmente hispanos, quienes ahora afrontan una persecución amparada por el irresponsable discurso oficial del presidente electo”. Y agrega: “Es sabido que millones de migrantes –de muchas nacionalidades– han contribuido a la grandeza de la nación estadunidense; sin embargo, hoy los dardos de la intolerancia apuntan a los de origen hispano quienes, desde la administración de Barack Obama, han sido acosados y perseguidos”. Señala que durante los ocho años del gobierno de Obama se “deportó a tantos mexicanos como los que ahora pretende expulsar Trump”. E indica que de haber ganado la candidata demócrata Hillary Clinton tampoco nos hubiera ido mejor. Por lo pronto, asegura que no basta la estrategia que implementará la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), la cual consiste en 11 medidas para atender a los inmigrantes mexicanos ilegales, como son la incorporación de consulados móviles o la atención telefónica inmediata. Asegura que se requiere un mayor apoyo, tanto de las “autoridades mexicanas”, como de “todos los sectores de la población” para “atender integralmente el problema que se avecina”. Indica: “Lo primero que debemos hacer es trabajar con mayor precisión en el combate a la corrupción a fin de crear condiciones de seguridad que favorezcan la inversión; recuperar zonas pobres a través de políticas económicas a largo plazo; procurar el desarrollo social integral de zonas marginadas; favorecer la economía social y productiva de localidades en la incertidumbre por la carencia de oportunidades; vencer la injusta distribución de la riqueza e indecentes desigualdades entre millones de mexicanos”. Desde la fe afirma que la Iglesia mexicana y el mismo episcopado estadunidense están “siempre cercanos a los mexicanos indocumentados”, por lo que hoy están dispuestos a ser “invaluables aliados” para ayudarlos ante las deportaciones de Trump.

Comentarios