México, entre los países de la OCDE con mayor desigualdad en los ingresos

jueves, 24 de noviembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Al lado de Chile y Estados Unidos, México se encuentra entre los países con la mayor desigualdad en los ingresos. En contraste, las naciones con menores desigualdades son Islandia, Noruega y Dinamarca, según un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). El organismo destaca que la desigualdad de ingresos se mantiene en un nivel récord en la mayoría de los países que lo integran, y la recuperación de la situación económica desde 2010 no se ha traducido en una disminución de la disparidad entre los hogares más ricos y los más pobres. De igual manera, señala que mientras los ingresos del 10% más rico de la población se recuperaron rápidamente tras la crisis, los del 10% más pobre apenas han crecido, según un despacho informativo de la agencia EFE. Para su análisis la OCDE se sirve del coeficiente Gini, igual a cero cuando todo el mundo dispone de los mismos ingresos, y a uno cuando una sola persona los concentra. La media de la OCDE se situó en 2014 en 0.318, una milésima más que en 2007 (0.317), y la cifra más alta desde mediados de los 80. Los países con el Gini más bajo, y por tanto con menores desigualdades, son Islandia (0.244), Noruega (0.252) y Dinamarca (0.254). En el extremo contrario se encuentran Chile (0.465), México (0.459) y estados Unidos (0.394). España, rodeada por Grecia (0.343) y Letonia (0.353), tiene un coeficiente de 0.346, frente al 0.324 de 2007, según los últimos datos. La OCDE apunta que en los países desarrollados, entre 2007 y 2010 la renta real media de los hogares reculó 2.1%, con una caída más marcada en los más pobres (5.3%) que entre los más favorecidos (3.6%). Desde entonces, la mayor recuperación en los ingresos más elevados (2.3%) y la débil mejora en los otros (13%) ha agudizado las desigualdades. Detalla que en 2013 y 2014 las rentas más bajas siguieron por debajo de sus niveles de antes de la crisis, mientras que los más altos y los medios recuperaron gran parte del terreno perdido. La OCDE precisa que aunque el subempleo y el paro generado por la crisis comienzan a “reabsorberse”, el paro de larga duración sigue siendo alto, especialmente en categorías como la de los jóvenes poco cualificados. La crisis, a su juicio, ha afectado no solo al número de empleos, sino su calidad. “Incluso en los países donde la situación laboral ha mejorado, la mala calidad de los empleos (…) supone una carga importante sobre los hogares”, apunta. Y recuerda que los salarios se han estancado en la mayoría de países, incluidos aquellos que se libraron “relativamente” de la recesión, como Japón, mientras que han disminuido en los más afectados, como Grecia, España, Portugal y el Reino Unido. En Europa, según su estudio, la recuperación económica empezó más tarde que en otras partes. En concreto, en España, “pese a un largo periodo de fuerte creación de empleo estimulada por la reforma de 2012, la bajada de los salarios reales, la persistencia de un fuerte paro de larga duración y un mercado de trabajo todavía segmentado se ha traducido en una disminución abrupta de los ingresos laborales”.