Exhorta Peña a mujeres a decir '¡basta!” a machismo y violencia

viernes, 25 de noviembre de 2016
IRAPUATO, Gto. (apro).- El mensaje de Enrique Peña Nieto en el Día Internacional contra la Violencia hacia las Mujeres pareció hecho a la medida de su subalterno, el secretario de Desarrollo Social, Luis Miranda Nava, tras el desaguisado que protagonizó en su comparecencia en San Lázaro ante la Comisión de Desarrollo Social con la diputada de Morena Araceli Damián. “A los hombres que se pasan de la raya, deténganse, detengan su actuar violento. Sean capaces de reconocerse, a lo mejor con mayor fuerza física, pero eso no les da ningún derecho para actuar con violencia frente a las mujeres”, dijo Peña Nieto en Irapuato, a donde acudió a inaugurar el Centro de Justicia para las Mujeres, el número 31 en el país. Miranda Nava, el titular de Desarrollo Social, confrontó a la diputada de Morena luego de que ésta evidenció su confusión al citar estadísticas de pobreza y le pidió ponerse a estudiar: “Sí me falta estudiar, desgraciadamente no estudié psiquiatría para entenderla a usted”, fue la respuesta del titular de Sedesol. Este viernes, de visita en la entidad, el presidente Peña Nieto mandó también un mensaje a las mujeres para que “estén resueltas y decididas a poner un alto, a decir ¡basta!, ¡basta ya de violencia! No permitan que sean ustedes víctimas de la violencia. Estén resueltas y decididas a decir ¡basta!”. Junto al gobernador guanajuatense Miguel Márquez y varios secretarios y titulares de dependencias federales involucradas en programas para las mujeres, Peña Nieto dijo asumir que el país vive situaciones de pobreza y hambre, pero este día “estamos haciendo un reconocimiento a la violencia que todavía viven miles, millones de mujeres en nuestro país”. En la fila sentados junto a Peña y Márquez estuvieron el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; la titular de Inmujeres, Lorena Cruz; la secretaria de Relaciones Exteriores, Claudia Ruiz Massieu; la titular de Desarrollo Urbano y Territorial, Rosario Robles; de la Función Pública, Arely Gómez; la comisionada para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, Nuvia Mayorga; el secretario de Salud, José Narro Robles; el comisionado de Seguridad, Renato Sales, y el subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de Segob, Roberto Campa Cifrián, así como el gobernador de Yucatán, Rolando Rodrigo Zapata, presidente de la comisión de igualdad entre hombres y mujeres de la Conago. Peña refirió que seis de cada 10 mexicanas, según se estima por el Inegi, han vivido algún tipo de violencia y, aunque se han hecho esfuerzos en el pasado –“no partimos de cero”--, aseguró que su administración quiere poner especial énfasis en combatir la problemática, por lo que por primera vez el Plan Nacional de Desarrollo (PND) establece obligaciones para que todas las dependencias federales establezcan políticas y acciones con perspectiva de género. Luego de que la titular de Inmujeres, Lorena Cruz, declaró la violencia contra las mujeres en todos los ámbitos como un grave problema nacional, Peña Nieto pidió a los gobernadores no temerle al mecanismo de Alerta de Género –por el cual se emitieron recomendaciones a Guanajuato para implementar acciones ante la violencia feminicida-- y que éste no sea politizado. El presidente también mencionó que antes del 2015 la Alerta no había sido declarada en ningún estado “porque había un juego burocrático y político” y porque parecía un estigma para los gobiernos estatales a los cuales se pretendía declarar. Por ello, pidió a las autoridades de los estados dejar de temer a este proceso para que se pueda investigar y emprender acciones conjuntas y evitar que se genere la Alerta. “Esta es una recordación” por este día, “en esta recordación de que este no es el único día en el que debemos hablar de los derechos de la mujer”, acotó Peña. El gobernador panista Miguel Márquez mencionó que el nuevo Centro de Justicia para Mujeres comenzará a operar de inmediato, y en él se brindarán servicios integrales por varias instancias, e incluso representantes de la sociedad civil, para mujeres víctimas de violencia y sus hijos, y fue construido en su mayor parte con recursos federales. “Esto para mí representa un signo de gratitud” –señaló Márquez ante diputadas, funcionarias, mujeres de colonias y representantes indígenas--. “¿Por qué? Porque efectivamente la mujer representa todo en nuestra vida. De ahí venimos, señor presidente, de otra forma no estaríamos aquí”.

Comentarios