Rectores de UPES rechazan recorte de 37 mil mdp; piden intervención de EPN

jueves, 3 de noviembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Rectores de universidades públicas estatales de país (UPES) manifestaron su rechazo al recorte de más de 37 mil millones de pesos destinados a la educación pública superior, por lo que solicitaron al presidente Enrique Peña Nieto su intervención y la redistribución del Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio 2017. En un desplegado de prensa, directivos de las instituciones de educación superior explicaron que la reducción del gasto destinado a ese rubro propuesto por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) afectará estructuras esenciales en las universidades, como el Fondo de Apoyo para el Saneamiento Financiero y Atención a Problemas Estructurales de las Universidades Públicas Estatales (FASFAPEUPE). El FASFAPEUPE, resultado de la negociación entre autoridades y sindicatos universitarios, no cuenta, adujeron, con una partida asignada, por lo que se pondrían en riesgo muchos de los acuerdos alcanzados por uno de los principales sistemas que generan ahorros de más de 593 mil 300 millones de pesos a las UPES. “La eliminación de este fondo generaría presiones para mantener y continuar las reformas, se alterarían las relaciones laborales y se afectaría gravemente la operación de las UPES, ya que dicho monto tendría que ser cubierto con el gasto operativo”, subrayaron. Otra de las áreas más afectadas por la reducción decretada por la SHCP son las becas para jóvenes. Según el documento, firmado por 10 rectores de estas universidades, la disminución de 30% dejará a miles de estudiantes sin los apoyos mínimos para continuar sus estudios, causará abandono de aulas y contravendrá en la cobertura lograda hasta el momento. De no considerarse, “se ampliarán las brechas entre las universidades federales y estatales”, puntualizaron. Los directivos universitarios también criticaron que los recursos asignados al desarrollo de ciencia y tecnología no cumplen con el compromiso pactado de una inversión mínima del 1% de PIB. Por lo anterior, pidieron una participación más activa del Estado para generar inclusión social y demandaron un financiamiento “suficiente, oportuno y a largo plazo” para cumplir con los propósitos “indispensables” de las instituciones de educación superior del país. “En la compleja situación que vive el país la educación aparece como un signo de esperanza y por ello la universidad pública debe constituirse como un espacio fundamental del sistema social” argumentaron. En septiembre de este año, diversos medios denunciaron que la Presidencia de la República y la Secretaría de Hacienda gastaron entre 9 y 60% más de lo que el Congreso aprobó para el periodo en curso. Firman el desplegado los rectores de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México; la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca; la Universidad Autónoma de Baja California; la Universidad Autónoma de Nayarit; la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla; la Universidad Autónoma de Querétaro; la Universidad de Sonora; la Universidad Autónoma de Tamaulipas; la Universidad Autónoma de Tlaxcala; y la Universidad Autónoma de Zacatecas.

Comentarios