'Nos quisieron amarrar navajas”, dice Peña a Mancera

martes, 8 de noviembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Tras el más reciente episodio de acusaciones entre los gobiernos federal y de la Ciudad de México por la Autopista Urbana Sur y el recorte presupuestal de la capital, el presidente Enrique Peña Nieto intentó calmar las aguas y aseguró que entre ambos existe una “muy buena relación”. “No faltaron, señor jefe de gobierno, quienes nos quisieran amarrar navajas. No dejamos que nos embarraran las navajas, más bien dialogamos ampliamente en lo que, sin duda, hoy impone el escenario mundial a nuestro país en el orden financiero”, afirmó el mandatario federal al dirigirse al local, quien acudió de última hora al acto pues éste no estaba en su agenda del día. Durante su discurso en la inauguración formal de la interconexión del Segundo Piso del Periférico con la caseta de Tlalpan –que comenzó a funcionar desde el pasado 27 de octubre–, Peña Nieto habló del recorte presupuestal; tema del que Mancera se ha quejado constantemente, en particular, contra la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). “Todos tenemos que ajustarnos el cinturón, teníamos que ajustarnos el cinturón y todos los gobiernos y los órdenes de gobierno estábamos obligados a hacer un ajuste en el gasto, porque los ingresos como país han disminuido”, dijo el priista. Ante la presencia del magnate y presidente honorario vitalicio de Grupo Carso, Carlos Slim, en instalaciones del Colegio Militar –para no interrumpir la circulación vehicular–, Peña Nieto argumentó que todos los gobiernos “han asumido de forma responsable esta exigencia, desde el gobierno de la República y los demás órdenes de gobierno y eso nos ha llevado a final de cuentas a establecer un diálogo para lograr como en esta condición restringida podamos ajustar el gasto para 2017”. Luego, reconoció la “gran disposición” del gobierno de la Ciudad de México y de los demás estados para “cerrar filas en favor de preservar en primer lugar la estabilidad económica de nuestro países ya seguras que sigamos trabajando por una mejor nación”. Y sin mencionar los constantes reclamos de Mancera por el presunto favoritismo del gobierno federal para invertir en infraestructura en el Estado de México, aseguró que no ha habido inversión más importante en los últimos años como la hecha hasta ahora y la que se prevé de 35 mil millones de pesos para los próximos dos años en los accesos a la capital y la zona metropolitana. Mancera agradece obra La presencia del jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera en el acto de inauguración este martes no estaba prevista en su agenda. No obstante, antes de las ocho de la mañana, los reporteros que cubren las actividades del funcionario fueron convocados. Entonces sí, con la camisa arremangada, Mancera le dio la mano al presidente Peña Nieto, ayudó a develar la placa de la obra y posó para la fotografía. Luego, olvidando los reproches por la tardanza en la construcción de la obra, aseguró: “Hubo una fórmula afortunada para la ciudad y para todos quienes utilizan la misma para ir hacia el sur de la República Mexicana”. Siguió: “Mi reconocimiento para todos los que han participado aquí. Le agradezco presidente de la República. Es una buena noticia para la Ciudad de México. Acabamos de comprobar que ha sido una obra de alta calidad y estoy seguro, será de un alto beneficio”. Mancera volteó a su lado izquierdo y se dirigió a Slim: “Mi reconocimiento porque la obra en la parte de la Ciudad de México se realizó en tiempo récord, prácticamente en 10 meses a partir de que inició el tramo de dos kilómetros y la verdad es que ha sido una de las menos invasivas en su proceso de construcción”. No obstante, reconoció que aún no está terminada la obra en la parte baja. “Se continuarán realizando las obras de reencarpetamiento y adecuación de la parte central de la carretera”, dijo.

Comentarios