Norberto Rivera pide a la Virgen de Guadalupe tocar el 'corazón endurecido” de Donald Trump

lunes, 12 de diciembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Durante la celebración de la llamada Misa de las Rosas, el cardenal Norberto Rivera Carrera le pidió un milagro a la Virgen de Guadalupe: que toque el “corazón endurecido” de Donald Trump, presidente electo de Estados Unidos, para que vea como “hermanos” a los inmigrantes mexicanos que llegan a su país en busca de mejores condiciones de vida. Durante su homilía pronunciada el mediodía de hoy en la Basílica de Guadalupe, el también arzobispo primado de México le pidió a la morena del Tepeyac que haga de Donald Trump un ser humano tolerante, justo y amoroso con todos los inmigrantes que han hecho de Estados Unidos una nación plural. De igual manera, le pidió a los obispos estadunidenses –sobre todo a quienes encabezan las diócesis con mayor número de población latina–, que salgan a defender los derechos humanos de los migrantes, porque éstos han trabajado muy duro para darle prosperidad económica a ese país. Así, el cardenal se encomendó a la Guadalupana para impedir que Trump construya el muro fronterizo y emprenda la deportación de millones de connacionales que radican ilegalmente en Estados Unidos. Aparte, Rivera Carrera le hizo otra petición a la virgen: que alivie al México enfermo de violencia y herido de injusticia. Le pidió conmover el corazón de los violentos y los pecadores, y aparte que les dé vocación de servicio a los gobernantes del país. Recalcó que se necesita unidad, respeto y solidaridad de todos los mexicanos para resolver los problemas y salir adelante. Este fue el mensaje central del cardenal durante la Misa de las Rosas, con la que se celebró el 485 aniversario de las apariciones del Tepeyac, en la Basílica de Guadalupe. Con su música, sus danzas y sus ofrendas florales, casi 8 millones de fieles se congregaron este año en el santuario para festejar a la Guadalupana, provenientes de distintas partes de México e incluso de otros países, sobre todo centroamericanos.  

Comentarios