Reaparece Guevara tras golpiza; 'quiero que la gente me vea”, dice

martes, 13 de diciembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Esta tarde, Ana Gabriela Guevara se presentó en el Senado de la República para repudiar la violencia que sufren las mujeres en todo el país. “Yo venía de Valle de Bravo en mi moto y en el entronque del puente que baja de la carretera de cuota (…) para incorporarme a la carretera Toluca-México, era un embotellamiento muy grande de coches; obviamente por venir en la motocicleta de manera muy fácil llegué hasta el carril de alta. (…) Yo ya estoy dentro del carril y esta persona, de la manera más alevosa, se baja un poco al acotamiento y echa el carro sobre de mí, a tumbarme en la moto”, señaló en conferencia de prensa. Añadió: “Yo no caigo, solamente cae la moto. Hago por pararlo para hablarle al seguro y que respondiera por los daños que había hecho a mi moto. Esta persona se sigue y haciéndome señas soeces desde arriba de su coche, yo sigo caminando tratándole de decir que se pare. Golpeo el cristal de su carro, se para y en ese momento bajan dos personas del carro: él y su hijo. “Empieza a discutir, empieza a agredirme, empieza a decirme palabras, a ofenderme y en un momento de nada se viene contra mí a los golpes. Logro esquivar el primer golpe que me quiere dar, pero en eso yo no me había percatado que detrás de mí había otros dos sujetos, que uno de ellos es el que me golpea la costilla izquierda, lo que provoca que caiga al piso. “En el momento en el que caigo al piso, unos cuatro empiezan a patearme. De los primeros golpes que dan, obviamente uno de los primeros golpes es este que dan en mi cara; yo adopto una posición fetal tratando de cubrirme del mayor número de patadas que me estaban dando, pero este golpe fue una fractura que rompió el hueso, que hace base en el ojo y que se parte en tres”. Tras describir las lesiones sufridas en la cara, agregó: “No hay que alarmarse de nada”, y en un par de ocasiones lloró al decir que era una ciudadana de bien y que este ataque no la detendrá. “Nunca pensé que fuera a pasar esto. Me toca a mí. Nunca desde el momento en que descendí de la moto fue hacer uso de ninguna índole de poder ni de prepotencia. Nunca puse mi nombre por delante, nunca dije quién era y nunca dije que era senadora de la República. Fui ecuánime y aguanté cada uno de los golpes que me dieron y esto que hoy ven, que podía haber seguido esta conferencia con lentes, pero quiero que la gente me vea”, indicó. Fue un “acto de odio” por su condición de mujer: PT El Partido del Trabajo (PT) se sumó a la exigencia de justicia para la senadora Ana Gabriela Guevara, quien el pasado domingo 11 fue agredida por cuatro sujetos cuando circulaba en su motocicleta por la carretera federal México-Toluca. Calificó como “brutal y cobarde” la agresión que sufrió la medallista olímpica y exigió al gobierno del Estado de México que de manera urgente lleve a cabo las investigaciones para encontrar a los responsables y se aplique todo el rigor de la ley. El dirigente del PT, Alberto Anaya Gutiérrez, demandó la intervención del gobierno federal en el caso, ya que por el contexto, dijo, es un acto de violencia de género en el que se puso en riesgo la integridad de Guevara. “De acuerdo con los hechos narrados por Guevara Espinosa, se presume que los atacantes incurrieron en un acto de odio hacia ella por su condición de mujer, lo cual es sumamente reprobable, máxime que la sociedad mexicana ha luchado por la equidad de género y un país igualitario”, indicó en un comunicado. Anaya reiteró que el Partido del Trabajo no dejará sola a la senadora y realizará todas las acciones pertinentes para que ese delito no quede impune, y pugnará para detener la creciente ola de violencia de género en México.

Comentarios