Levantan, torturan y ejecutan a dos mujeres en Chihuahua

viernes, 16 de diciembre de 2016
CHIHUAHUA,Chih. (apro).- Dos mujeres fueron torturadas y luego asesinadas en la cabecera municipal de Guachochi, donde a una de ellas le dejaron un mensaje en que se le acusa de ser cómplice de secuestro y de tener deudas. Las víctimas fueron localizadas entre el panteón del lugar y la Laguna de Benito, alrededor de las 14:00 horas de este jueves. Las dos tenían reporte de desaparición desde hacía dos días. Una de ellas tenía entre 20 y 30 años, era de complexión delgada y vestía pantalón de mezclilla azul con blusa café. La otra víctima vestía pantalón mezclilla azul, blusa negra y botas color  café. El cuerpo de una de ellas tenía amputado un dedo de la mano y las dos tenían las manos atadas con cinta canela, estaban amordazadas y sobre una de ellas había un letrero que advertía que fue por cómplice de secuestro y deudas. Ambas estaban desaparecidas desde hacía dos días, después de que acudieron  a un funeral  no supieron más de ellas. Las autoridades sólo habían encontrado el vehículo en el que viajaban. Esta misma semana, una adolescente que pertenece a una iglesia cristiana sufrió una violación multitudinaria en la misma cabecera municipal. De acuerdo con personas cercanas a la víctima, fue atacada por 14 hombres, pero la Fiscalía General del Estado (FGE) aún no tiene información al respecto. Asesinan a tres trabajadores En una brecha de la comunidad Cuesta del Táscate, seccional de Mesa de San Rafael, del municipio de Guadalupe y Calvo, fueron localizados los cuerpos de tres hombres que presuntamente trabajaban en la mina de San Julián, del mismo municipio. Los tres tenían impactos de bala en el cráneo y, de acuerdo con la FGE, eran originarios de El Vergel, municipio de Balleza, localizado también en la Sierra Tarahumara. Según los primeros reportes, los tres fueron levantados la madrugada de ayer por un grupo de sicarios cuando se encontraban en un festejo navideño en el poblado de San Julián. La versión extraoficial indica que los tres hombres eran empleados de la empresa Construplan, contratista que trabaja para la mina del Grupo Fresnillo, ubicada en el poblado de San Julián, municipio de Guadalupe y Calvo y cuyo dueño es el empresario Alberto Baillères. Durante el día de ayer fue informado a las autoridades que tres trabajadores de la empresa Construplan se encontraban en una fiesta que se realizaba durante la noche del miércoles y madrugada del jueves, por lo que cerca de la 1:30 horas de ayer habían sido “levantados” por sicarios. Las víctimas fueron identificadas como Lucio Adán Ríos, de 20 años, ayudante de Construplan; Cándido Torres Arellanes, de 29, operador, y Jesús Enrique Arzabala Loya, de 22, quien se desempeñaba también como ayudante.

Comentarios