Llega a México la exposición 'Tierra de Esperanza”, de Yoko Ono

lunes, 1 de febrero de 2016 · 19:49
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La artista japonesa Yoko Ono llegó a México para presentar su exposición Tierra de Esperanza, una selección de sus obras que versa sobre la guerra, la paz, la violencia, el género o el poder de los pequeños actos. “Tierra de Esperanza es una tierra que todavía no se ha construido. Por favor, lleva tu corazón a esta ‘Tierra de Esperanza’ para hacer de este un país bonito y esperanzado”, destacó la viuda de John Lennon en una rueda de prensa celebrada en esta capital. Ono señaló que esta necesidad de cambio no es exclusiva de México, pues esta “esperanza” se requiere en muchos lugares del mundo, incluso en sitios como Nueva York, donde mucha gente piensa que ya se llegó a tan anhelada “tierra”, apuntó. Un despacho informativo de la agencia EFE destacó que si bien se mostró entusiasmada ante la organización de la muestra, la artista japonesa –quien apareció vestida completamente de negro, con un sombrero de ala redonda con una cinta blanca, gafas de sol negras con purpurina (brillantes) en su montura y un enorme anillo de plata– afirmó que no “tiene expectativas” sobre la respuesta que tendrán los espectadores a la misma. Añadió: “Muchos políticos intentan hacer algo grande, pero normalmente fracasan. Los pequeños esfuerzos son más importantes que los grandes planteamientos”. La exposición Tierra de Esperanza, que forma parte de Proyecto Paradiso de la Comisión de Cultura del Arzobispado de México, recoge 19 piezas icónicas de Ono que podrán disfrutarse del 2 de febrero al 29 de mayo en el Museo Memoria y Tolerancia de la Ciudad de México. “Son piezas de 50 años de su trayectoria, es una retrospectiva muy vinculada a mostrar su trabajo en la línea del activismo”, destacó la directora de Exposiciones Temporales del Museo, Linda Atach. Sostuvo que la muestra contiene creaciones como “Pieza de corte” (1964), una proyección en vídeo en la que Yoko Ono es despojada de su ropa mientras ella permanece inmóvil y analiza las herramientas de defensa de la mujer y la sociedad ante una agresión. En Tierra de Esperanza también se expone la emblemática “Pintura del Techo o el ‘Sí’ Pintura” (1966), pieza que agradó tanto a John Lennon que quiso conocer a Ono, lo que condujo a su primer encuentro y posterior romance. Destaca “Teléfono en asombro” (1971), un laberinto de cristales con un teléfono blanco en el centro, del que sólo Ono tiene el número y al que llamará periódicamente y sin avisar. Este hecho prueba la implicación de la artista en esta exhibición, en la que algunas de las piezas fueron “adecuadas al discurso local y al contexto”, explicó Atach. Es el caso de “Imagina la Paz, Pieza de Mapas” (2003), que el museo adaptó a México incluyendo regiones violentas del país como Veracruz, Guerrero, Ciudad Juárez, o el Estado de México. “Ella estaba interesada en entender el estado de los 43 estudiantes de Ayotzinapa”, explicó la directora de exposiciones temporales. Esta pieza se completará con la interacción del visitante, quien estampará con unos sellos el mensaje “Imagina la paz” en el lugar del mapa que elijan. En la muestra sobresale el proyecto “Resurgiendo”, una convocatoria, todavía abierta, que invita a mujeres a contar en letras su testimonio y acompañarlo de una imagen de sus ojos para que ambos sean impresos y colgados en el recinto. Tierra de Esperanza contempla actividades extramuros en espacios públicos de la ciudad, como el Bosque de Chapultepec, y se sembrarán los llamados Árboles de los Deseos en el parque Cuitláhuac. También en la vía pública, donde distintas piezas tipográficas se montarán en las paradas de autobuses a manera de mensajes dirigidos a todas las personas. Todo ello para llevar en toda su extensión y con la mayor difusión posible el mensaje de no violencia y respeto al otro y a los derechos humanos de la octogenaria artista a México. Durante la conferencia de prensa realizada este lunes, Yoko Ono, nacida en 1933, también habló de su percepción sobre el feminismo y el rol de la mujer. Sostuvo que el “poder de la mujer es la inteligencia” y que debe utilizarla para adaptarse a distintas situaciones y para cambiarlas en su beneficio. Y recordó a John Lennon, a quien calificó como “un gran feminista” que quería ser “bueno con las mujeres” y se sentía “triste” porque se sabía único en su género. De igual manera habló de la violencia machista, y en este contexto incluso animó a las mujeres, en una primera instancia, a “hacer cosas” que agraden a los hombres para que éstos piensen: “No la voy a matar porque me es conveniente”.

Comentarios