No está muerto el tema de juicio político contra Graco Ramírez: PRI

lunes, 1 de febrero de 2016
CUERNAVACA, Mor. (apro).- El grupo parlamentario del PAN en el Congreso local señaló que existen elementos para iniciarle un juicio político al gobernador Graco Ramírez, y la bancada del PRI sostuvo que no dejará morir el tema, pese a que se prorrogó 90 días más. Durante la sesión de apertura del periodo ordinario de sesiones, el nuevo coordinador parlamentario de Acción Nacional, Carlos Alaniz Romero, se estrenó con un posicionamiento severo en el que aseguró que Morelos vive una crisis de inseguridad y protagoniza una escalada de violencia que resalta a escala nacional por la falta de resultados del gobierno del perredista. “Ha quedado claro que arreglar la inseguridad pública en Morelos en 18 meses fue una valentonada, como aquella de devolver la paz a Chiapas en 15 minutos” (como lo aseguró el expresidente Vicente Fox durante su campaña a la Presidencia de la República), dijo ante la ausencia del mandatario estatal, que por segunda ocasión declinó la invitación del Poder Legislativo para asistir a la inauguración del periodo de sesiones. Alaniz Romero sostuvo que frente a los ojos de los mexicanos, el gobierno mostró una vez más su incapacidad en el tema de la inseguridad con el hallazgo de las fosas clandestinas de Tetelcingo y el asesinato de la presidenta municipal de Temixco, Gisela Mota Ocampo. Por todo ello, el legislador del PAN insistió en que existen elementos suficientes para iniciar juicio político contra Graco Ramírez, y anunció que su grupo parlamentario votará a favor de fincar responsabilidades contra el gobernador. En consonancia, el líder de la bancada del PRI, Alberto Martínez González, señaló que a pesar de que se autorizó una prórroga de 90 días para determinar si el juicio es admitido, el tema no está muerto y el Revolucionario Institucional no eludirá su responsabilidad de votar con base en los hechos jurídicos e históricos. En contraste, el coordinador parlamentario de Movimiento Ciudadano, Jaime Álvarez Cisneros, hizo un llamado a la mesura y el respeto entre fuerzas políticas. “Desafortunadamente hay quien le apuesta a la violencia, al enfrentamiento y a la polarización en el hacer y el quehacer político de nuestro estado. El panorama político que se vislumbra en el horizonte es de una enorme complejidad”, dijo Sostuvo que lejos de las revanchas electorales, “la responsabilidad de este Poder Legislativo será, sin temor a equivocarme, fundamental en la construcción de mecanismos de gobernabilidad”. En el mismo contexto, el perredista Enrique Laffitte Bretón se pronunció por que las fuerzas políticas en Morelos dejen ya las confrontaciones para abanderar el trabajo por el desarrollo del estado. “Los ciudadanos ya no quieren a políticos que peleen por sus partidos, los ciudadanos lo que quieren es políticos que peleen por su gente”, indicó, e invitó a sus homólogos a escuchar a la ciudadanía y avanzar en los trabajos legislativos. El llamado de Laffitte Bretón no encontró eco en las bancadas minoritarias y fracciones parlamentarias, las cuales advirtieron que no podrá haber armonía mientras desde el Poder Ejecutivo Graco Ramírez mantenga una postura confrontadora y de menosprecio hacia ellos. “No podemos hablar de un estado en paz, no podemos hablar de un estado en armonía, cuando ni siquiera el gobernador del estado tiene la intención de venir a ver o de asistir a esta sesión”, reclamó Jesús Escamilla, del Partido Humanista. La diputada de Nueva Alianza, Edith Beltrán Caballero, aprovechó su turno en la tribuna para enviar el mensaje de que los legisladores de esa fuerza política no serán “aplaudidores” del gobernador, y acusó al Poder Ejecutivo del subejercicio de 40 millones de pesos en el presupuesto asignado para la erradicación de cuotas escolares. Luego, Edwin Brito Brito (PT) hizo un llamado a la autocrítica y pidió que durante este periodo la LIII Legislatura deje de lado los conflictos partidistas para centrar su atención en el avance legislativo y en garantizar el acceso de los morelenses a los derechos consagrados en la Constitución. En tanto, el priista Francisco Moreno Merino, presidente de la Mesa Directiva, exhortó al gobernador Graco Ramírez, al senador perredista Fidel Demédicis Hidalgo y a otros actores políticos a terminar sus confrontaciones y solucionar sus problemas por el bien de Morelos. Asimismo, pidió a los “legisladores federales” dejar de alimentar con conflictos personales la ya complicada situación política de la entidad. Y es que ayer, Demédicis –a quien el grupo de Graco Ramírez pretende expulsar de las filas del PRD– acudió al Congreso local para reclamar a los integrantes de la Junta Política y de Gobierno su decisión de prorrogar hasta 90 días la determinación de admitir o desechar la solicitud de juicio político contra el gobernador. Tras advertir que el Congreso no legislará sobre asuntos o conflictos personales, el presidente de la Mesa Directiva sostuvo: “No vamos a escuchar presiones de exteriores que hagan que incurramos en errores de procedimiento constitucionales”. Ante la presencia de Demédicis y del alcalde de esta capital, Cuauhtémoc Blanco Bravo, señaló que “la política es seriedad, la política es serenidad”, y los llamó a que “en el ámbito de su competencia y con la serenidad que les caracteriza y la obligación que nos da el tener la responsabilidad del pueblo, podamos solucionar cualquier aspecto de orden personal fuera de los medios”.

Comentarios