Llama Conapred a armonizar leyes en los estados para permitir el matrimonio gay

miércoles, 16 de marzo de 2016
COLIMA, Col. (apro).- El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) consideró indispensable que sean reformados los códigos civiles de los estados con el propósito de redefinir el matrimonio como la unión de dos personas, sin importar su orientación sexual, identidad y expresión de género o diversidad corporal, suprimiendo a su vez la procreación como finalidad del mismo. A través del pronunciamiento 01/2016 “Sobre el derecho a la igualdad y a la no discriminación por razón de orientación sexual, identidad de género y diversidades corporales”, el organismo planteó que se debe atender lo señalado por la Jurisprudencia 43/2015 del Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que declara como inconstitucionales todos aquellos códigos civiles en los que el matrimonio es definido como la unión de un hombre y una mujer para procrear. Por otra parte, añadió, con la finalidad de que los derechos a la diversidad sexual lleguen a las personas que residen en el extranjero, es necesaria una reforma al orden jurídico nacional, en particular al Código Civil Federal, para que en las embajadas de México en el extranjero puedan casarse las personas mexicanas sin discriminación, es decir, sin que sea una condicionante su orientación sexual, identidad y expresión de género, o su diversidad corporal. Suscrito por la presidenta del Consejo, Alexandra Haas Paciuc, el documento señaló además que en estricto respeto del principio “pro persona”, todas las autoridades se encuentran obligadas a garantizar la protección más amplia de los derechos humanos de las personas. María Elena González de la Torre, representante de la Red de Familias Incluyentes de Colima, informó que el posicionamiento del Conapred fue solicitado por esa organización, en el contexto del Foro de Consulta sobre Matrimonios Igualitarios, realizado ayer en las instalaciones del Congreso del Estado. De acuerdo con el organismo del gobierno federal, la discriminación hacia las personas de la diversidad sexual ha sido alimentada por los “enraizados prejuicios y estigmas negativos”, que encuentran su base en generalizaciones falsas en torno a la orientación sexual, identidad y expresión de género, o diversidades corporales, consideradas como “amenazantes del orden social y la moral pública”; sin embargo, más allá de la diversidad de opiniones y disensos personales en el tema, se trata de una cuestión de derechos que deben ser garantizados a todas las personas sin discriminación alguna. Indicó que sin perjuicio del avance que ha existido en el ejercicio de algunos derechos, es importante que el orden jurídico nacional se encuentre armonizado entre sí, así como que sea respetuoso del catálogo de derechos humanos previsto constitucionalmente. En función de lo anterior, y atendiendo al “gran pendiente legislativo” que el Estado mexicano tiene en materia del reconocimiento y ejercicio de los derechos de las personas de la diversidad sexual, “no pasa desapercibido la gran labor que tienen que desarrollar tanto el Congreso de la Unión, como los congresos locales, pues son aquellos en quienes recae esta importante labor de reforma jurídica, atento a los más altos estándares en la materia y en función de los distintos ámbitos de competencia”. Por lo que se refiere a las personas trans en particular, el Conapred destacó el vacío legislativo que existe acerca del reconocimiento de sus derechos; en especial, de su derecho a la identidad, considerado como un presupuesto básico para el ejercicio de los demás derechos. “En ese tenor, este Consejo manifiesta la importancia de que a nivel estatal exista una homologación y armonización entre los Códigos Civiles de las entidades federativas, con el propósito de que se reconozca el derecho a la identidad de las personas trans, y que lo ejerzan en condiciones de igualdad y sin discriminación de ningún tipo, estableciendo para ello un procedimiento administrativo libre de obstáculos, que concluya con la expedición de una nueva acta de nacimiento, atendiendo a su reasignación sexo-genérica, y que no contenga ningún antecedente de su identidad previa, tal y como ha sido reconocido en la Ciudad de México, por ejemplo”, puntualizó.

Comentarios