Pese a inexperiencia, apuntala Peña a priistas en cargos diplomáticos

miércoles, 2 de marzo de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El presidente Enrique Peña Nieto aprovechó el reacomodo de seis embajadores, dos representantes permanentes ante organismos internacionales, 14 cónsules generales y 16 cónsules de carrera para instalar a políticos priistas en puestos cargos, pese a su inexperiencia en materia de relaciones internacionales. Así, el veterano priista Enrique Martínez y Martínez, quien fue destituido de la Sagarpa en agosto pasado, ahora despachará en la embajada de México en Cuba. Y el exgobernador de Coahuila, dos veces diputado federal por el PRI y líder de su partido en el Estado de México durante el gobierno de Peña Nieto no fue el único exfuncionario de la Sagarpa en convertirse en diplomático a partir de ayer. También es el caso del priista mexiquense Héctor Velasco Monroy, quien en diciembre pasado fue nombrado subsecretario de Desarrollo Rural en la Sagarpa después de tres años al frente de Diconsa. Ayer asumió el cargo del consulado mexicano en San Antonio, Texas. En 1994, Velasco Monroy encabezó el Frente Juvenil Revolucionario (FJR) en Atlacomulco. Siguieron 22 años de carrera en el priismo, primero en Atlacomulco –donde lideró organizaciones campesinas–, luego durante el gobierno de Peña Nieto en el Estado de México, donde fue secretario particular del entonces candidato a la gubernatura, y finalmente en el gobierno federal de la presente administración. La red de exfuncionarios de la Sagarpa no termina aquí, pues el sinaloense Marcos Augusto Bucio Mujica, quien fungió como oficial mayor en la dependencia federal hasta septiembre pasado recibió el consulado de El Paso, también en Texas. Si bien Bucio no tiene la menor experiencia en materia diplomática, lleva 30 años en el seno del PRI, navegando entre distintos cargos de administrador en los gobiernos de Sinaloa y el Distrito Federal. Así, ocupó el cargo de coordinador de relaciones institucionales en la CFE durante el sexenio de Felipe Calderón, y posteriormente Martínez lo trajo a la Sagarpa. Bucio fue también diputado federal por el PRI y vocero de Francisco Labastida Ochoa, candidato de ese partido durante la fracasada campaña presidencial del 2000. Por su parte, el abogado Gemi José González López se desempeñó como subprocurador jurídico de la Profepa durante menos de dos meses. Fue designado para el cargo el lunes 4 de enero, pero Peña Nieto le ofreció ayer el consulado general de México en San Francisco, California. Según su currículum, su mayor desempeño en el ámbito diplomático fue el de integrar la misión de México ante la ONU, en calidad de jefe de prensa. Con su nombramiento, González desplazó a Andrés Roemer Slomeanski del consulado de San Francisco, quien representará a México ante el Fondo de las Naciones Unidas por la Infancia (UNICEF), en Nueva York. Además de asesorar a distintos presidentes del PRI –entre ellos Ernesto Zedillo y Carlos Salinas de Gortari–, Roemer, especialista en políticas públicas, produjo varios programas de televisión para TV Azteca. Peña Nieto también instaló a Diego Gómez Pickering en el consulado de Nueva York. Pickering desató críticas el pasado 15 de septiembre cuando gritó “¡Viva Porfirio Díaz!” durante la ceremonia del Grito de Independencia que llevó a cabo como representante de México en Inglaterra.

Comentarios