Martí anuncia que proyecto comercial de Valle de Bravo se detuvo y será "redefinido"

lunes, 21 de marzo de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El empresario Alejandro Martí reconoció su participación en la construcción de un centro comercial en Valle de Bravo, pero negó “rotundamente” la destrucción de vestigios arqueológicos o que actúe fuera de la ley. A su vez, informó que el proyecto que encabeza junto con Alejandro Aboumrad se detuvo y que está en etapa de "redefinición". A través de una carta pública que difundió a través de las redes social y en aparente respuesta al reportaje publicado el pasado 8 de marzo en el sitio web de Proceso, Martí se dice víctima de una “crítica desinformada” y “ataques infundados” a través de esos medios. Sin hacer alusión al reportaje de esta casa editorial y los medios y asociaciones que participan en Mexicoleaks afirmó que el reportaje está lleno de “mentiras y medias verdades”. Antes de la publicación del reportaje Martí fue consultado sobre el tema y prefirió no hacer comentarios. El pasado 8 de marzo pasado, Proceso.com publicó que el INAH desmonta una zona arqueológica para abrir un centro comercial en Valle de Bravo. Dicho centro comercial se va a llamar “Plaza Patio Valle” y se trata de un moderno centro comercial enclavado en la parte urbana de Valle de Bravo. Constará de una tienda de autoservicio Aurrera, área de comida, cines, locales comerciales, estacionamiento y áreas verdes. Y se construirá sobre un predio que mide 3.6 hectáreas, cuyos propietarios son los empresarios Alejandro Martí y Alejandro Aboumrad, pero los dos sitios cuentas con dos sitios con vestigios arqueológicos conocidos como Las Monjas y Casa Ídolos. Los trabajos iniciales de construcción de la plaza comercial habrían dañado parcialmente algunos de ellos por lo que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) se vio obligado a intervenir. Detuvo las obras e inició un “rescate arqueológico”. Sus expertos descubrieron que ahí había importantes estructuras prehispánicas: altares, basamentos, tumbas, ofrendas. Pero en lugar de preservarlas en ese lugar el INAH prefirió desmontar varias de ellas y reubicarlas con el fin de “liberar” el predio para que pudiera continuar la construcción de la plaza comercial. Diez días después el empresario difundió una carta en su cuenta de Twitter en la que reconoce su participación en el proyecto pero niega la destrucción de alguna zona arqueológica. Aquí la carta completa del empresario. [caption id="attachment_434205" align="alignnone" width="702"]La carta de Martí. La carta de Martí.[/caption]

Comentarios