Dan más 50 años de cárcel a asesinos de niño plagiado en Montessori Toluca

martes, 29 de marzo de 2016
ALMOLOYA DE JUÁREZ, Edomex. (apro).- Cuatro de los asesinos del niño Carlos Eduardo, plagiado a las afueras del Colegio Montessori de Toluca, fueron condenados a más de 50 años de prisión. No obstante, dos probables responsables siguen prófugos y tampoco se ha procesado a las dueñas de la casa de seguridad ni juzgado a la escuela particular. Pese a sus 86 años de edad, a la diabetes que padece y al “dolor infinito” por la pérdida de su hijo y la justicia aún a medias, don Alfredo Martínez, padre del menor, adelantó que continuará su lucha por conseguir castigo para todos los involucrados. “Vamos a proceder contra la escuela y todas las personas que intervinieron en el secuestro y posterior homicidio del niño, voy a tener que seguir”, adelantó. El padre de Carlos Eduardo recordó que dos probables responsables que han sido identificados, y sobre los que se giró orden de aprehensión, siguen prófugos: Emiliano Victoria Hernández y Erick Rojas Lina. También estima que al menos cuatro personas encargadas de la casa de seguridad de alimentar y cuidar al menor nunca fueron vinculadas a proceso. Dos de ellas mujeres, incluso acudieron la noche del lunes a la audiencia en que se dictó sentencia a los otros implicados, “en un acto de cinismo”. A la fecha, prosiguió, las autoridades se han negado a juzgar al colegio Montessori y la responsabilidad de Lidia Solórzano, su directora, pese a que aquella tarde del 14 de febrero de 2013 su personal de seguridad abrió la puerta y permitió que el menor saliera sin verificar si quien lo recogió se encontraba acreditado para hacerlo. El reglamento de la institución, recordó, establece que ningún niño puede abandonar el plantel sin la presencia de algún familiar previamente acreditado. “Una vez que pasa la resaca del dolor que sufrí por creer que iban a quedar impunes –los cuatro detenidos--, encuentro que la escuela tuvo gran responsabilidad porque dejó salir a mi hijo”, recordó. Tampoco han sido sancionados ni removidos de su encargo los servidores públicos de la Procuraduría local responsables de que el cuerpo de Carlos Eduardo se mantuviera en calidad de desconocido durante seis meses en el Semefo de Tenancingo, pese a la recomendación 10/2014 de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (Codhem). En tanto, por la autoría intelectual del secuestro y material del homicidio, el juez José Luis Embriz Vázquez condenó a Beatriz Alejandra Morales Sendo a 55 años de prisión y multa de 9 mil días de salario mínimo, equivalentes a 657 mil 360 pesos. Sus cómplices Margarito Salas Reyes, Emilio Victoria Rodríguez y Silverio Victoria Hernández fueron sentenciados a 54 años, cuatro meses y 15 días de prisión y multa de 8 mil salarios mínimos, lo que equivale a 584 mil 320 pesos. Además, se les impuso multa por mil 460 días de salario mínimo –unos 106 mil 638 pesos-- para reparar el daño material causado a la familia de la víctima, y multa de 120 días de salario mínimo --8 mil 764 pesos-- por el daño moral causado. De igual manera, les fueron suspendidos sus derechos políticos y civiles, y no se les concederá beneficio procesal alguno, con base en la Ley General para Prevenir y Sancionar los Delitos en Materia de Secuestro. También se les decomisó la camioneta Ford Explorer color verde, matrícula MFM-2969, con la que se cometió el plagio y en la que trasladaron al menor hasta el puente Calderón, ubicado sobre la carretera Tenango del Valle-Ixtapan de la Sal, desde donde arrojaron al menor aún vivo y, como resultado, murió. El juez resolvió que los hechos delictivos imputados están debidamente probados y justificados, por lo que los inculpados son penalmente responsables del delito de secuestro, con la agravante de haber privado a la víctima de la vida.

Comentarios