Autoriza IFT renta de espectro radioeléctrico de concesionarios a otras empresas

miércoles, 30 de marzo de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) autorizó a partir de este jueves 31 la renta del espectro radioeléctrico de concesionarios a otras empresas, con lo que se abre un mercado secundario para uso comercial o para comunicación privada. En el Diario Oficial de la Federación de este 30 de marzo se publicaron los lineamientos generales de esta renta de espectro. Según el IFT, “únicamente podrán ser objeto de arrendamiento las bandas de frecuencias cuyos fines sean para uso comercial o para usos privados con propósitos de comunicación privada, previa autorización del instituto”. La renta del espectro radioeléctrico “no podrá exceder la vigencia de la concesión del espectro del arrendador, ni la vigencia de la concesión única del arrendatario”, establecen los lineamientos. El IFT justificó esta decisión porque disminuyen las “barreras de entrada” para nuevos competidores, nacionales e internacionales, y se busca “fomentar la competencia en los servicios, dando lugar a un uso eficiente del mismo y a que un mayor número de usuarios acceda a servicios en mejores términos”. Amedi pide acceso de estaciones públicas a FM En un comunicado dirigido al IFT, la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi) reclamó que se garantice el acceso de estaciones públicas y sociales a espacios de Frecuencia Modulada (FM) y no sólo permitir que migren las estaciones de Amplitud Modulada (AM) a FM. Este lunes, el IFT autorizó que las estaciones de AM que no pudieron migrar a FM en su momento por falta de espacio, lo logren tras la reducción de 800Khz a 400 Khz de distancia entre frecuencias. “Es importante que el IFT garantice que organizaciones sociales, comunidades indígenas, proyectos comunitarios e instituciones públicas del país tengan acceso a un espacio en el cuadrante para dar a conocer sus puntos de vista, difundan su cultura y sus tradiciones y cumplan su función”, afirmó la Amedi.

Comentarios