Pide CNDH a Cancillería gestionar salida de activista mexicano de Honduras

miércoles, 9 de marzo de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) solicitó a la Secretaría Relaciones Exteriores (SRE) “gestionar ante las autoridades de la República de Honduras, a la brevedad posible, la salida del señor Gustavo Castro Soto de dicho país”, toda vez que el lunes 7 se impidió al activista su retorno a México. En un comunicado, el organismo informó que emitió la medidas cautelares a favor del director de Otros Mundos AC, quien fue testigo del homicidio de la ambientalista hondureña Berta Cáceres. Según el oficio CNDH/QVG/123/2016, firmado por el visitador Edgar Corzo Sosa, se pide a la Cancillería gestionar ante el gobierno de Honduras “la implementación de medidas indispensables para la protección de su vida (de Castro Sosa) e integridad física” cuando el defensor sea requerido por las autoridades judiciales hondureñas, y que se cerciore que “esté debidamente asesorado y acompañado por personal de la embajada o consulado mexicano en aquel país”. El visitador de la CNDH puntualizó que la SRE, que encabeza Claudia Ruiz Massieu, “debe gestionar ante las autoridades de la República de Honduras, a la brevedad posible, la salida del señor Gustavo Castro Soto de dicho país, y en tanto ello no suceda, que la representación diplomática mexicana en el mismo tome las medidas pertinentes y necesarias para garantizar la seguridad e integridad física” del activista mexicano. Para la CNDH, la retención de Castro Soto ameritó la emisión de medidas de protección ante el “riesgo, urgencia e irreparabilidad del daño”, toda vez que siendo defensor de derechos humanos, testigo de un homicidio y, “al parecer a él también se le intentó privar de la vida, de lo que se advierte un peligro real de su vida e integridad personal”. El organismo puntualizó que a través de la quinta visitaduría se determinó emitir un oficio al subsecretario de América del Norte de la SRE, Carlos Pérez Verdía Canales, toda vez que “Castro Soto está en un país del que no es nacional y fue víctima de un intento de homicidio, se hace necesario y urgente su protección por ser testigo clave para el esclarecimiento de los hechos, la identificación y que dichos actos no queden impunes”. La CNDH insistió en que la solicitud de medidas cautelares tiene la finalidad de “prevenir hechos de difícil o imposible reparación”, ante el riesgo que corre el defensor por haber sido testigo del homicidio de Cáceres, “así como víctima de dos disparos de arma de fuego realizados por quienes privaron de la vida a la defensora, ante lo cual se advierte la necesidad de garantizar su seguridad y protección”. El ombudsman señaló que la petición “es sin demérito de las acciones que hasta el momento han realizado las autoridades de la SRE de nuestro país en aquella nación”. También agregó que el objetivo de las medidas cautelares es reforzar las acciones “y prevenir la posible comisión de otros hechos”. Tras señalar que la intervención de la CNDH se derivó del conocimiento del caso a través de la publicación de notas periodísticas sobre el homicidio de la activista hondureña, el organismo indicó que ya entró en comunicación con el comisionado nacional de Derechos Humanos de Honduras.

Comentarios