Gobierno federal inyectará a Pemex 73.5 mmdp

miércoles, 13 de abril de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).— La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) inyectará a Petróleos Mexicanos (Pemex) 73.5 mil millones de pesos (mmp). A unos días de que el gobierno federal recibiera 239 mil 093 millones por concepto de remanentes derivados de las operaciones en el mercado por parte del Banco de México (Banxico), la SHCP detalló el destino de los recursos para la “empresa productiva del Estado”. De entrada, habrá una aportación patrimonial inmediata del gobierno por 26.5 mmp, utilizando el espacio presupuestal generado por el ajuste preventivo del 17 de febrero del año en curso. Por otra parte, se intercambiará durante el año parte del bono que en 2015 el gobierno, “por ministerio de ley”, le otorgó a Pemex (con motivo de la asunción de una porción de los pasivos pensionarios de la empresa) por 50 mmp por títulos negociables del gobierno federal por un monto de 47 mmp para el pago de pensiones y jubilaciones durante 2016, “aumentando la liquidez de la empresa”. Pemex y su moneda de cambio Eso sí, Hacienda dejó claro que dichos apoyos se encuentran condicionados a que Pemex reduzca su pasivo circulante, deuda con proveedores y contratistas en la misma cantidad que la recibida por parte del gobierno federal, es decir en 73.5 mil millones de pesos. Asimismo, la empresa dirigida por José Antonio González Anaya se debe comprometer a que el pasivo circulante remanente que presente la empresa al cierre de este año se haya generado en 2016, y a establecer mecanismos para registrar y gestionar adecuadamente dicho pasivo, así como para asegurar que los referidos adeudos se mantengan en niveles sostenibles en el futuro. Hacienda precisó que la aportación patrimonial tendrá un impacto positivo sobre el balance presupuestario de la empresa, dado que se registrará como un ingreso, pero para el sector público no tendrá impacto debido a que es una operación compensada. Asimismo, en la medida que la empresa reduzca su pasivo circulante y debido a que el presupuesto se autoriza y ejerce en flujo de efectivo, la cancelación del pasivo circulante se reflejará en un mayor gasto y un deterioro de los Requerimientos Financieros del Sector Público (RFSP). Sin embargo, el ajuste al régimen fiscal de Pemex se reflejará en una mejor posición financiera de la empresa. Régimen fiscal El apoyo de la dependencia encabezada por Luis Videgaray considera también la modificación el régimen fiscal de Pemex, permitiendo que la empresa pueda realizar mayores deducciones de costos en los casos de asignaciones para la exploración y extracción de hidrocarburos en áreas terrestres o en aguas someras. Específicamente, se establece que los límites de deducciones aplicables para determinar el derecho por la utilidad compartida para aguas someras y para campos terrestres serán de cuando menos 6.10 y 8.30 dólares por barril de petróleo crudo equivalente, respectivamente. En caso de que el límite de deducciones establecido en la Ley de Ingresos sobre Hidrocarburos sea mayor a los valores mencionados, Pemex podrá optar por aplicar este límite. Hacienda recordó que los precios de los hidrocarburos y los costos de producción de los mismos usualmente se mueven en el mismo sentido y por magnitudes similares ante choques en el mercado. Por ello, en la Ley de Ingresos sobre Hidrocarburos se estableció un límite a las deducciones de costos que sería equivalente a un porcentaje del valor de la producción. Sin embargo, dijo, a pesar de que durante los últimos meses se han observado reducciones en los costos de extracción como consecuencia del deterioro en el mercado petrolero internacional, la disminución ha sido proporcionalmente menor que la abrupta caída observada en los precios de los hidrocarburos. Por otra parte Hacienda recordó que el régimen fiscal vigente de Pemex, en contraste con el esquema anterior a la Reforma Energética, permite trasladar aquellos costos no deducidos a ejercicios subsecuentes, por lo que eventualmente Pemex hubiese deducido la totalidad de sus costos. Sin embargo, precisó, un límite de deducibilidad constreñido por escenarios bajos de precios de los hidrocarburos ha generado presiones de liquidez de corto plazo para la empresa. Por tanto, el ajuste planteado en el régimen fiscal de Pemex incorpora el hecho de que los costos no se han ajustado a la baja al mismo ritmo que se lo han hecho los precios, por lo que la medida apoya la liquidez de la empresa En las condiciones actuales de precios y producción, la modificación implica que el pago de derechos de Pemex durante 2016 se reduzca en alrededor de 50 mmp. Un monto equivalente se reflejaría en una mejora en el balance financiero de la empresa. “Este fortalecimiento se refleja automáticamente y de forma integral en un aumento del patrimonio del Estado, por lo que este ajuste no implica un deterioró en la postura financiera del Sector Público”, aseguró la SHCP

Comentarios