PF y policía de Huitzuco participaron en desaparición de los 43, revela la CNDH

jueves, 14 de abril de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) alertó sobre la participación de dos agentes de la Policía Federal (PF), así como de las policías municipales de Iguala y Huitzuco, en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, el 26 y 27 de septiembre de 2014. El ombudsman nacional Luis Raúl González Pérez informó en conferencia de prensa que, de acuerdo con investigaciones del organismo, estudiantes que se trasladaban en el autobús 1531 de la línea Estrella de Oro fueron detenidos por policías de Huitzuco de los Figueroa, en el puente El Chipote, frente al Palacio de Justicia, lugar al que llegó un elemento del 27 Batallón de Infantería a tomar fotografías de los acontecimientos. Los elementos municipales habrían entregado a los jóvenes a un capo apodado El Patrón, acción que habrían informado a los policías federales sin que éstos lo impidieran. Acompañado del responsable de la Oficina Especial para el Caso Iguala, José Trinidad Larrieta Carrasco, González Pérez recordó que desde el 23 de julio de 2015 la CNDH pidió a la PGR “profundizar en las líneas de investigación para indagar sobre la posible participación en los hechos de otras corporaciones de seguridad pública municipal, entre ellas la de Huitzuco, en colusión con organizaciones criminales”, y de dos elemento de la PF, así como para abordar lo que llamó la “segunda ruta de desaparición”. Al señalar que el caso Iguala sigue abierto y que la información que dio a conocer este jueves la hizo ya del conocimiento de los padres de las víctimas, el ombudsman consideró que la desaparición de los normalistas “constituye la más cruda expresión del horror y del enorme poder corruptor que pueden lograr las organizaciones delictivas en nuestro país”, aplicable a las policías municipales de Iguala y Cocula, y ahora con indicios de que lo sea en el caso de la corporación en Huitzuco, así como en el caso de dos agentes de la Policía Federal. Durante la presentación de este reporte, acompañado de un video, se reconoció que la detención de los jóvenes que viajaban en el autobús 1531 de la empresa Estrella de Oro fue atestiguada por un miembro del Ejército Mexicano, quien para la CNDH debería ampliar su declaración. El documento leído por Larrieta Carrasco cuestiona que los policías federales, uno de los cuales estaría identificado, hayan permitido el actuar de sus pares municipales de Iguala y Huitzuco en una carretera federal, cuestionamiento que no hace en el caso del militar, cuya función fue la de informar a la comandancia del 27 Batallón de lo que estaba ocurriendo. De acuerdo con la narrativa del funcionario de la CNDH, un testigo presencial –quien pidió no ser identificado– describió que la noche del 26 de septiembre de 2014 agentes a bordo de dos patrullas de la Policía Municipal de Iguala persiguieron a los estudiantes que viajaban en el autobús 1531, les dispararon y poncharon las llantas del vehículo; golpearon los vidrios con palos y piedras y les echaron gases lacrimógenos para obligarlos a bajar, para enseguida esposarlos y someterlos en el suelo. El testigo aseguró a la CNDH que los municipales subieron a unos jóvenes en una patrulla y que un policía gritó que “ya no cabían”, a lo que otro respondió que estaban por llegar “los de Huitzuco”. Minutos después llegaron tres patrullas, presumiblemente de aquella localidad, a donde habrían sido llevados los jóvenes. La CNDH reconoció que el dato de lo de Huitzuco habría sido del conocimiento del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), que definió que en ese camión habrían viajado entre 15 y 20 estudiantes, entre ellos Alexander Mora Venancio, cuyos restos fueron identificados por el laboratorio forense de la Universidad de Innsbruck, en Austria, y que según la PGR fueron rescatados del río San Juan, en Cocula. Según el testigo, a la escena del puente El Chipote arribaría una patrulla de la Policía Federal, de la que descendieron dos elementos, quienes hablaron con los policías sobre los muchachos, a lo que los de Iguala respondieron que “allá atrás chingaron a un compañero. Se los van a llevar a Huitzuco”, y el agente federal consideró que eso “está bien”. Los agentes habrían atestiguado que los municipales de Iguala y Huitzuco se llevaron en cuatro camionetas a los jóvenes normalistas, para después regresar a sus patrullas. Al señalar que el testigo habría identificado al policía federal que dialogó con el uniformado de Iguala, para la CNDH los agentes federales “habrían consentido que de manera indiscriminada dos corporaciones policiales municipales operen en dicha zona de jurisdicción federal; además asienten que los normalistas detenidos por la policía de Iguala sean llevados al territorio de un municipio diferente, contando con el auxilio de una policía que actúa fuera de su demarcación, como es el caso de la de Huitzuco”. Aún más: también aprueban “que los normalistas sean llevados ante la presencia de quien pudiera ser un líder criminal, al que ellos mismos identifican como El Patrón. Y no sólo eso, también convalidan que sea ese individuo quien decida sobre el destino de los normalistas detenidos”. El organismo advirtió que lo ocurrido con los agentes federales “trasciende a la omisión de haber actuado conforme a su condición de agentes de una corporación federal, garantes del orden y a lo que las circunstancias les imponían”, por tratarse de una carretera federal. Además, sostuvo que los agentes no era ajenos a la colusión de los policías municipales con los delincuentes, y es de “suponer que también conocen a la persona que es referida como El Patrón”, lo que hablaría de la “permisibilidad de los agentes federales”. La participación de policías federales, agregó Larrieta, coincide con declaraciones del chofer del camión y con las de dos policías municipales ante la Procuraduría de Guerrero y ahora procesados en el penal federal de Nayarit. En su reporte, la CNDH hizo 17 recomendaciones a la PGR, entre ellas garantizar la integridad del testigo de estos hechos; realizar acciones de búsqueda en la zona de Huitzuco; indagar sobre la “interacción de las tres corporaciones con miembros de la delincuencia organizada”; investigar las cuentas bancarias de los policías federales, y solicitar la ampliación del soldado que estuvo presente durante la agresión. También se sugirió a la PGR explicar cómo llegaron los restos de Alexander Mora a Cocula si es que se lo llevaron policías de Huitzuco; determinar por qué fueron desaparecidos los estudiantes que viajaban en los camiones que salieron de Chilpancingo, el 1531 y el 1568 de Estrella de Oro; ampliar la declaración del chofer y los policías detenidos, e identificar quién es El Patrón. Asimismo, investigar a quienes aparecen señalados en narcomantas con los hechos, y recuperar el video del Palacio de Justicia, entre otras acciones.

Comentarios