En medio de la crisis por los 43, Peña lanza propuesta de 'justicia cotidiana”

jueves, 28 de abril de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En noviembre de 2014, en medio de la crisis de su gobierno por la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa –y expuesto por la investigación de la llamada Casa Blanca–, el presidente Enrique Peña Nieto convocó a su gabinete, legisladores y dirigentes sociales y empresariales afines a su gobierno, para anunciar diez medidas que, dijo, fortalecerían la “seguridad, la justicia y el estado de derecho”, entre ellas las reformas al marco legal para atender lo que dio en llamar “justicia cotidiana”. A 17 meses de distancia, el mandatario envió este jueves al Congreso un paquete de iniciativas de reformas constitucionales en materia de justicia civil, familiar, laboral y administrativa. El cumplimiento de su promesa, que no toca los reclamos en materia de derechos humanos ni en materia penal, se da en medio de la crisis diplomática por la tortura, desaseo, alteración de evidencias y bloqueo de colaboración internacional en las investigaciones precisamente relacionadas con la desaparición de los 43 normalistas. Aunque aquel 27 de noviembre de 2014 sus diez planteamientos –entre los que destacaba un número de emergencias 911– tenían poco que ver con lo ocurrido en Iguala, Guerrero, dos meses antes, fue el propio Peña Nieto quien en su mensaje señaló que “después de Iguala, México debe cambiar”, e hizo suya la consigna de las marchas: “Ayotzinapa somos todos”, y proclamó que encabezaría la lucha contra la criminalidad, la impunidad y la corrupción. Hoy, en Palacio Nacional, Peña Nieto firmó y envió al Congreso un paquete de ocho iniciativas de reforma constitucional, cuatro de reformas a leyes y una más para plantear la creación de una Ley General, así como un decreto presidencial que pretende facilitar la celebración de procesos judiciales, el acceso a la justicia y la implementación de mecanismos de conciliación. Las iniciativas de reformas constitucionales tienen que ver con la creación del Sistema Nacional de Impartición de Justicia, así como en materia de Mecanismos Alternativos de Solución de Controversias; en materia de Justicia Cívica e Itinerante; en materia de Resolución del Fondo del Conflicto; en materia Procesal, Civil y Familiar; en materia de Registros Civiles; en materia de Justicia Laboral, y para crear el Sistema Nacional de Mejora Regulatoria. Además firmó y envió las iniciativas de reformas al Código de Comercio sobre Juicios Orales Mercantiles, a la Ley Federal del Trabajo en Materia de Justicia Laboral y a la Ley General de Salud para Fortalecer a la Comisión Nacional de Arbitraje Médico. De igual manera, signó la iniciativa que expide la Ley General para Armonizar y Homologar los Registros Públicos Inmobiliarios y de Personas Morales y de Catastros, y el Decreto en Materia de Conciliación de Controversias entre la Administración Pública Federal y los Particulares. Peña Nieto estuvo acompañado por el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Luis María Aguilar Morales, y por el presidente del Tribunal Superior de Justicia capitalino, que además preside la comisión nacional de tribunales locales, Edgar Elías Azar. También estuvo presente el director del Centro de Investigación y Docencia Económica, Sergio López Ayllon, y el director del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. Ambas instituciones colaboraron con la Presidencia de la República en la realización de foros de consulta sobre la llamada “justicia cotidiana”. Según Peña Nieto, la justicia cotidiana importa más a los ciudadanos que la justicia penal, pues se relaciona con el trato diario, la armonía social y contribuye a la paz. “Un México donde haya justicia, además de pronta, expedita e imparcial, algo muy importante: que haya justicia eficaz; donde la justicia sea una realidad cotidiana y donde la justicia jale parejo para todos”, explicó sobre el paquete de reformas. Entre los cambios que dichas reformas implicarían, en caso de que se aprueben en el Congreso, destaca la creación de un Sistema Nacional de Impartición de Justicia para mejorar la coordinación entre instancias; acceso a los cargos de jueces y magistrados por conocimientos; un código nacional procedimental civil y familiar, y una ley de resolución de conflictos, es decir, de mediación para que ciertos casos no lleguen a juicio. También, una ley de justicia cívica para resolver controversias vecinales o incidentes de tránsito; un programa de “justicia itinerante” para llevar “caravanas de justicia” a lugares alejados; instancias de conciliación en materia laboral; un programa de mejora regulatoria, y hasta una ley general que homologue registros públicos y catastros. A diferencia del 27 de noviembre de 2014, Peña Nieto ya no mencionó el caso Ayotzinapa, que lo tiene en crisis internacional, e inclusive fue reiterativo en que las reformas que presentó esta tarde son más importantes que la materia penal.

Comentarios

Otras Noticias