Episcopado reelige a Robles Ortega y Navarro Rodríguez

martes, 5 de abril de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) eligió hoy a su tres principales directivos –presidente, vicepresidente y secretario general– que estarán al frente del máximo organismo de la Iglesia católica en el país para el trienio 2016-2018. Dos de ellos fueron reelectos: la presidencia volverá a ser ocupada por el cardenal José Francisco Robles Ortega, arzobispo de Guadalajara; y la vicepresidencia por Javier Navarro Rodríguez, obispo de Zamora. Como nuevo secretario general de la CEM fue electo monseñor Alfonso Gerardo Miranda Guardiola, obispo auxiliar de Monterrey, desplazando así a Eugenio Lira Rugarcía, obispo auxiliar de Puebla, quien ya no fue reelegido en ese cargo. Según algunas versiones, Lira Rugarcía ya no pudo repetir porque fue el encargado de organizar la pasada visita del Papa Francisco a México y su desempeño fue muy cuestionado por muchos de sus compañeros obispos, quienes se quejaron de la desorganización de varios eventos papales. Ejercieron así un voto de castigo. Hoy también fue electo como vocal de la CEM monseñor Ramón Castro Castro, obispo de Cuernavaca; como primer vocal Carlos Garfias, arzobispo de Acapulco; y como segundo vocal Sigifredo Noriega Barceló, obispo de Zacatecas. Más de cien obispos mexicanos participaron en estas elecciones internas, en el marco de la 101 asamblea plenaria del Episcopado, que se está realizando durante toda esta semana –del lunes 4 al viernes 8– en la sede de la CEM, ubicada en Lago de Guadalupe, Estado de México. Durante su visita a México, realizada en febrero pasado, el Papa Francisco criticó fuertemente a la CEM, indicando que los obispos mexicanos están muy ligados a los “carros de las faraones actuales”, con lo cual les echó en cara sus alianzas con el Estado y los poderosos. Incluso, algunos analistas han venido señalando que la línea pastoral del Episcopado Mexicano está muy alejada de las directrices del actual Papa, cuya prioridad es atender a los pobres y a los marginados. En este contexto se dieron las elecciones en el Episcopado, que además deberá elaborar su plan de trabajo para el próximo trienio. Se prevé que esta agenda pastoral seguirá alejada de las directrices de Roma.  

Comentarios